Andrés Espinosa Fenwarth

La OMC y la Universidad Sergio Arboleda

Andrés Espinosa Fenwarth
Opinión
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
mayo 24 de 2016
2016-05-24 08:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El Director General de la Organización Mundial de Comercio, OMC, Roberto Azevêdo, se reunió en Bogotá la semana pasada, inicialmente, con el presidente Juan Manuel Santos y la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, y luego con directivos, catedráticos, empresarios y estudiantes en el recién inaugurado Hall 74, espléndido y multifuncional centro de eventos de la Universidad Sergio Arboleda.

Esta institución mantiene, de tiempo atrás, estrechos vínculos académicos con la OMC, elegida sede regional educativa de sus cursos de Política Comercial para Latinoamérica durante cuatro años consecutivos. Igualmente, 150 estudiantes de la maestría de Comercio Internacional del Prime Business School de la Universidad han participado, en una decena de oportunidades, en los cursos que dicta la OMC en Ginebra, Suiza.

En su intervención académica, titulada ‘Importancia de la OMC en la conformación de cadenas de valor para un país como Colombia’, Azevêdo recordó que en un entorno económico incierto como el actual, el comercio internacional era el ingrediente esencial en cualquier estrategia para lograr un crecimiento sostenible.

El Director General de la OMC reconoció que Colombia ha hecho esfuerzos considerables por aumentar su participación en las cadenas globales de valor, definidas como la integración de los diferentes eslabones que intervienen en un proceso económico, que abarca la incorporación de materias primas, su manufactura y la exportación del producto terminado; Azevêdo puso como ejemplo un frasco de Nutella®, crema para untar con avellanas de Turquía, azúcar de Brasil, aceite de palma de Malasia, cacao de Nigeria y aromatizantes de China.

Actualmente, según la OMC, la participación en las cadenas de valor de nuestro país representa el 38 por ciento de las exportaciones, inferior al promedio de las economías en desarrollo, que supera el 48 por ciento. Azevêdo sostiene que Colombia puede aprovechar e integrarse aún más en las cadenas mundiales de valor, para lo cual ofreció el apoyo de la OMC de tres formas diferentes:

En primer lugar, la OMC le proporciona a Colombia “una plataforma abierta, transparente y basada en normas para realizar actividades comerciales en el extranjero”, por medio de la cual se perfecciona el 98 por ciento del comercio mundial y se resuelven las disputas comerciales de mayor relevancia a nivel planetario.

La segunda vía consiste en aplicar el Acuerdo de Facilitación de Comercio negociado en la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Bali en el 2013, el cual reduce los costos aduaneros al racionalizar, simplificar y uniformizar sus procedimientos. La OMC calcula que la plena implementación del Acuerdo –pendiente de ratificación nacional e internacional– rebajaría los costos de comercio internacional para Colombia en 13 por ciento.

El tercer soporte de la OMC tiene que ver con la activa participación de Colombia en la definición de la agenda multilateral, que nos permita usufructuar mejor los innegables beneficios del comercio internacional y sacar ventaja real de su integración en las cadenas globales de valor.

Andrés Espinosa Fenwarth
CEO de Inverdies
andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado