Andrés Espinosa Fenwarth

La insoportable opacidad de Panamá

Andrés Espinosa Fenwarth
Opinión
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
abril 12 de 2016
2016-04-12 09:46 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

La zona libre de Colón, ubicada en el canal de Panamá, es la última frontera de la opacidad comercial del planeta. Para entender este fenómeno, nos guiamos por el estudio realizado por el organismo intergubernamental Financial Action Task Force (Grupo de Acción Financiera, Gafi) sobre lavado de dinero en operaciones comerciales, el cual se consuma adulterando el precio, la cantidad y la calidad de los productos importados o exportados.

La técnica más común para lavar dinero al amparo de esta figura consiste en la subfacturación de importaciones, la cual se desarrolla de la siguiente forma: el exportador factura la mercancía a un precio inferior a su valor de mercado, con lo cual el importador, al vender esta mercancía, estaría literalmente lavando la diferencia de ingresos entre el valor registrado en la factura comercial y el precio de venta efectuado en el mercado de destino.

Gafi concluye que “esta situación no tendría sentido, a menos que exista colusión entre el exportador e importador en la transacción fraudulenta”. Esta modalidad de lavado de dinero tiene en jaque al sector productivo colombiano, que no puede competir con este modelo de intercambio comercial financiado a lo grande con recursos del narcotráfico.

Este parece ser el caso del 45 por ciento de las importaciones de textiles, prendas de vestir y calzado que ingresan a Colombia desde Panamá. Estos productos realmente son originarios -o producidos- en otros países, los cuales venían con precios inferiores a los que fueron exportados a Panamá. Un claro indicio de importaciones a precios “artificialmente bajos” se puede observar cuando se comparan los valores de las importaciones originarias desde China y registradas como país de compra Panamá, con las importaciones originarias de China, pero adquiridas directamente en el gigante asiático.

En respuesta al reclamo panameño, presentado en la OMC en junio del 2013, contra los aranceles mixtos nacionales exigidos a los textiles, confecciones y calzados importados desde la zona libre de Colón, el Ejecutivo manifestó, que, en muchos casos, el bien importado desde Panamá y originario de China ingresaba más barato que la misma mercancía traída directamente de China. Desde la perspectiva nacional, esto podría señalar, por un lado, que las importaciones desde Panamá se realizaban con precios “artificialmente bajos”, en “condiciones que no son de mercado”, y por otro, que las operaciones se realizaban con la “intención de lavar activos”.

El Gobierno de Colombia sostiene que para contrarrestar el lavado de activos perfeccionado mediante la subfacturación de importaciones, el arancel adicional exigido al calzado, textiles y confecciones provenientes de la zona libre de Colón, pretende “desestimular las importaciones a precios artificialmente bajos, reducir el margen de ganancia artificial que puede obtener el importador al vender la mercancía en Colombia y evitar que los grupos criminales continúen con estas operaciones de lavado de activos”.

¡Llegó la hora para que Panamá avance con transparencia y coopere con Colombia en materia comercial!

Andrés Espinosa Fenwarth
CEO de Inverdies
andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado