Arranca el tratado con Europa | Opinión | Portafolio
Andrés Espinosa Fenwarth

Arranca el tratado con Europa

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
julio 31 de 2013
2013-07-31 02:45 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El Gobierno Nacional expidió el 18 de julio del 2013 el Decreto 1513, por medio del cual decidió aplicar provisionalmente, a partir del primero de agosto, el acuerdo comercial suscrito entre Colombia y Perú, por un lado, y la Unión Europea y sus Estados Miembros, por el otro.

De esta manera, se cierra un largo y complejo proceso que se inició a nivel andino hace ocho años, que a la postre dejó a la vera del camino, por decisiones locales de orden político e ideológico, a Bolivia y a Ecuador.

La aplicación de este tratado de manera provisional es necesaria, como resultado de su naturaleza mixta en materia de competencias comunitarias, que por definición, exigen la aprobación del Parlamento Europeo y de los 27 Estados Miembros de la Unión Europea, procedimiento que, además de engorroso, puede tomar un tiempo considerable mientras el acuerdo es aprobado por estas instancias europeas y nacionales.

Considerando que el Artículo 224 de la Constitución Política de Colombia le concede al Presidente de la República la potestad de dar aplicación provisional a este tipo de tratados, en nuestro país la implementación de lo acordado con los europeos queda solo sujeto al examen automático de la Corte Constitucional, que deberá dar la última palabra sobre su exequibilidad.

Este importante control constitucional no impide la aplicación provisional del tratado, por el contrario, su implementación definitiva sí depende de los resultados de dicho examen, que esperamos siga su curso en lo que resta del año.

El acuerdo con la Unión Europea es el componente más importante de la agenda comercial de Colombia, después del TLC con Estados Unidos, ambos negociados durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, e implementados, paradójicamente, bajo la administración del presidente Juan Manuel Santos.

Este acuerdo pretende contribuir a la inserción de Colombia en las corrientes internacionales de comercio de bienes y servicios e inversión productiva, en sectores distintos de la minería y el petróleo, que son los motores que mueven la economía nacional.

Considerando que ahora la prioridad gubernamental no es la negociación de acuerdos comerciales, sino su aprovechamiento, es preciso adelantar una reingeniería radical de los entes de comercio exterior para que difundan las bondades y los retos que una negociación tan significativa como esta conlleva para el aparato productivo nacional.

Con el cierre de la oficina de aprovechamiento del TLC, que exclusivamente tenía ojos y oídos para el mercado de Estados Unidos, la implementación del tratado con Europa es un auténtico reto para el Gobierno Nacional, que está en mora de definir las prioridades en materia ofensiva y defensiva en el ámbito comercial de bienes, servicios e inversión.

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inverdies

andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado