Andrés Espinosa Fenwarth

‘Brasil, país do primeiro mundo’

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
septiembre 07 de 2011
2011-09-07 01:05 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

 

Brasil, país del primer mundo, se está preparando prodigiosamente para enfrentar el azaroso escenario internacional que se cierne, amenazante, sobre las economías de todo el planeta. Dilma Rousseff, presidenta de este país, difundió desde el espléndido Palacio del Planalto, obra del arquitecto modernista brasileño, Oscar Niemeyer, el Plano Brasil Maior, que busca proteger la industria manufacturera del contagio de la enfermedad holandesa y la creciente competencia externa.

El Plano Brasil Maior engloba la política industrial, tecnológica, de servicios y de comercio exterior para el periodo 2011 a 2014, el cual gira en torno a tres ejes principales: comercio exterior, defensa de la industria y del mercado interno, y estímulos a la inversión e innovación, cuya combinación de reducción de impuestos y subsidios federales contempla, según un estimativo inicial del HSBC, un costo fiscal de 17,7 billones de reales.

El pilar de comercio exterior incluye la restitución (denominada Reintegra) de las contribuciones sociales pagadas por las compañías industriales hasta el 3 por ciento de sus exportaciones y acelera la devolución de impuestos a los exportadores.

El plan mayor agiliza las acciones de defensa comercial (antidumping, salvaguardias y medidas compensatorias contra subsidios foráneos); refuerza los controles de aduana contra el contrabando, las declaraciones falsas de origen y la subfacturación por medio de la supervisión administrativa de los precios de importación; y apoya los incrementos en los aranceles de importación planteados por Mercosur.

La defensa de la industria y el mercado local abarca la reducción de impuestos a la nómina de sectores intensivos en mano de obra (ropa, calzado, muebles y software); la creación de un nuevo régimen automotriz con incentivos fiscales como contraprestación a inversiones con mayor valor agregado, innovación y empleo; y la definición de un margen de preferencia de hasta el 25 por ciento a favor de la manufactura local en licitaciones para las compras del sector público en salud, defensa, textiles, confecciones, calzado, tecnologías de información y comunicaciones.

En cuanto a inversión e innovación, el plan mayor extendió por 12 meses la reducción del impuesto a la industria (IPI) de bienes de capital, materiales de construcción, camiones y vehículos comerciales livianos.

El Gobierno Federal renovó hasta finales del 2012 el presupuesto de 95 billones de reales del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), representado en líneas de crédito para bienes de capital y la industria automotriz, con tasas subsidiadas entre 4 y 8,7 por ciento; por último, restableció el programa (Bndes) Revitaliza, dotado con 6,7 billones de reales y tasas subsidiadas del 9 por ciento para la inversión, incluido el subsector de autopartes. ¿Y en Colombia, en qué estamos? ¡En el Tercer Mundo!

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado