Andrés Espinosa Fenwarth
columnista

Chávez sepultó la CAN hace 10 años

Andrés Espinosa Fenwarth
Opinión
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
abril 19 de 2016
2016-04-19 10:41 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

Hace justamente 10 años, el entonces presidente de la República socialista de Venezuela, Hugo Chávez, anunció el retiro de su país de la Comunidad Andina de Naciones, CAN.
“Desde hace tiempo vengo diciendo que la CAN está herida de muerte y hoy puedo decir que está muerta”, aseveró el finado presidente Chávez, para quien la firma del TLC con Estados Unidos por parte de Colombia y Perú precipitó el derrumbe de la CAN.

“La mataron”, sostuvo Chávez con voz estentórea. “No existe, incluso nos estamos preparando para denunciarla: Venezuela se sale de la CAN. No tiene sentido, hay que hacer otra cosa. Eso –la CAN– le sirve a las élites, a las transnacionales, pero no le sirve a los indios, a los negros, a los blancos o a los pobres. No le sirve a nuestro pueblo y no sólo no le sirve, les afecta”, manifestó Chávez en una perorata encendida y populista, que le puso punto final al proceso de integración más profundo y trascedente de Latinoamérica.

De acuerdo con lo previsto en el Artículo 135 del Acuerdo de Cartagena de 1969, a partir de esta denuncia cesaron para Venezuela los derechos y las obligaciones acordes con su condición de Miembro de la CAN, con excepción de las ventajas recíprocas otorgadas de conformidad con el Programa de Liberación Andino, las cuales permanecieron vigentes por un plazo adicional de cinco años, hasta el 22 de abril de 2011, según lo dispuso la Decisión 641.

El retiro definitivo de Venezuela de la CAN, originado por desfiguradas razones ideológicas y políticas, se tradujo en el marchitamiento acelerado de la integración andina, lo cual se comprueba al examinar las cifras del comercio binacional. Las exportaciones colombianas a Venezuela alcanzaron un máximo histórico de 6.091 millones de dólares en el 2008, las cuales se desplomaron a 1.060 millones de dólares en el 2015. Por su parte, las exportaciones venezolanas a nuestro país cayeron de 1.198 millones de dólares en el 2006 a 292 millones de dólares en el 2015.

Colombia dejó de exportar 50 mil millones de dólares en bienes agrícolas e industriales con valor agregado en estos 10 años. Venezuela destruyó 12 mil millones en dólares en exportaciones no petroleras en este periodo, recursos comerciales que perdieron para siempre ambas naciones. El superávit comercial de Colombia se redujo de 7.289 millones de dólares en el 2008 a 1.352 millones de dólares en el 2015.

Los anteriores resultados confirman que Chávez les generó graves perjuicios a los dos países. Sin embargo, Venezuela conservó, sagazmente, la joya de la corona, la Corporación Andina de Fomento (CAF), concebida como un banco de desarrollo y agencia de promoción de la integración regional, cuya sede debería trasladarse sin demora a Colombia, país depositario del Convenio Constitutivo suscrito en el Palacio de San Carlos en 1968. Se impartiría, así, justicia terrena ante tanto desafuero mesiánico, comercial y político.

Andrés Espinosa Fenwarth
CEO de Inverdies
andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado