Andrés Espinosa Fenwarth

Despega el TLC con Europa

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
mayo 22 de 2013
2013-05-22 12:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El Acuerdo Comercial de Colombia y la Unión Europea entró en tierra derecha, como se dice en el argot de la hípica profesional. La negociación finalizó oficialmente en Madrid, España, en el marco de la VI Cumbre de líderes de Hispanoamérica del 18 de mayo del 2010.

El texto final de este trascendental acuerdo comercial, del cual hacen parte los 27 Estados miembros, fue rubricado por la Comisión Europea, Colombia y Perú el 13 de abril del 2011. En los meses siguientes, se procedió a la revisión legal y correspondiente traducción oficial a los 21 idiomas de la Unión Europea.

En cumplimiento de las disposiciones del Tratado de Lisboa del 2009, el Parlamento Europeo reunido en Estrasburgo, Francia, aprobó el 11 de noviembre del 2012 el Acuerdo Comercial con Colombia y Perú, con 486 votos a favor, 147 en contra y 41 abstenciones.

Desde entonces, los Estados miembros lo vienen ratificando en forma gradual, trámite legislativo que no impide su implementación provisional con el propósito de permitir que sea refrendado, sin prisa y sin pausa, por todos los parlamentos nacionales de los países europeos.

El acuerdo comercial entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por una parte, y Perú, por la otra, se aplica provisionalmente desde el primero de marzo del 2013, con fundamento en las aprobaciones impartidas por los dos parlamentos, europeo y peruano, acorde con lo dispuesto en su Artículo 330. Ahora le toca el turno al Congreso Nacional para proceder a su aprobación, habida cuenta que la Comisión Europea y el Gobierno de Colombia vienen cumpliendo lo acordado en lo que tiene que ver con el apoyo al sector lácteo, considerado perdedor neto por los desatinados cambalaches oficiales con la industria.

El Congreso también tendrá que sopesar las consecuencias de lo convenido en materia cafetera, en este caso damnificados por su propia institucionalidad, cuyos resultados podrían comprometer su sostenibilidad legal a largo plazo.

De acuerdo con las proyecciones de la Comisión Europea, el acuerdo comercial incrementará el PIB colombiano en 1,3 por ciento, en tanto que los exportadores europeos se ahorrarán cerca de 270 millones de euros anuales en el pago de aranceles.

Ahora bien, el acuerdo favorece los intereses del sector agropecuario en flores, frutas, principalmente banano, hortalizas, oleaginosas, azúcar y derivados, tabaco, etanol y biodiésel, productos que tendrán acceso preferencial, o incluso completa eliminación de aranceles de importación en la Unión Europea.

Apenas el Congreso colombiano apruebe el acuerdo comercial, el Gobierno podrá proceder al intercambio de notas diplomáticas y a su aplicación provisional, previsiblemente durante el segundo semestre de este año, en espera del examen de la Corte Constitucional.

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inver10

andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado