Andrés Espinosa Fenwarth

Mercosur vs. Alianza del Pacífico

Andrés Espinosa Fenwarth
Opinión
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
noviembre 12 de 2014
2014-11-12 02:07 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

Los cancilleres de los países de la Alianza del Pacífico y Mercosur entablaron un diálogo informativo la semana pasada en Cartagena, en cumplimiento del mandato presidencial emanado de la IX Cumbre de la Alianza celebrada en Punta Mita, México, a mediados del presente año. La esencia de los trabajos de los rectores de la política exterior que participaron en este singular encuentro realizado en la magnífica Casa del Marqués de Valdehoyos, se centró en los objetivos, estructura, funcionamiento y avances de la Alianza del Pacífico y Mercosur; reunión previa a un eventual proceso de aproximación, o asociación, promovida por la presidente de Chile, Michelle Bachelet, desde su regreso a la Casa de la Moneda.

El fondo de esta cuestión reside en las profundas diferencias existentes entre estos mecanismos de integración. Mercosur se creó en marzo del 1991, como una unión aduanera con miras a la consolidación de un mercado común. Con el pasar del tiempo, el pensamiento político de sus mandatarios se movió hacia la izquierda ideológica, apuntalada en modificaciones constitucionales y sucesivas reelecciones presidenciales. El retiro de Venezuela de la Comunidad Andina, su posterior ingreso a Mercosur y la creación de Unasur, el Alba y la Celac, consolidaron la prevalencia de la visión política sobre los asuntos económicos, que a la postre le restaron competencia a los propósitos originales para los cuales Mercosur fue concebido.

La Alianza del Pacífico se inició como un proceso de coordinación política fraguado en octubre del 2010 por el entonces presidente de Perú, Alán García, en respuesta al resonante fracaso de la iniciativa del Arco del Pacífico promovida por Colombia en el 2006. La Alianza del Pacífico se organizó en Lima en abril del 2011 y se perfeccionó en Antofagasta en junio del 2012, con el propósito de profundizar la integración regional y definir acciones conjuntas para la vinculación mercantil con la región Asia-Pacífico, fundamentada en los tratados bilaterales existentes entre sus miembros.

Al comparar a Mercosur con la Alianza del Pacífico, es evidente que el primer bloque protege adecuadamente su mercado interno, por medio de un arancel externo común, mientras que el segundo es representativo de un modelo aperturista de plena liberalización y desregulación económica, comercial y regional.

Sobresale, asimismo, el poderío y la presencia global de las economías agropecuarias de Mercosur, hambrientas de mercados profundos y crecientes como el nuestro. Desde la perspectiva colombiana, el eventual ingreso de los miembros de Mercosur a la Alianza del Pacífico, se traduciría en el desmantelamiento de los legítimos instrumentos de protección comercial del Acuerdo de Complementación Económica suscrito entre la Comunidad Andina y Mercosur en abril del 2004, con lo cual se pondría en grave riesgo la producción y el empleo nacional de carne de res, pollo y cerdo, arroz, maíz, soya, palma, aceites, azúcar y biocombustibles.

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inverdies

andresespinosa@inver10.co


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado