Nueva política comercial e industrial | Opinión | Portafolio
Andrés Espinosa Fenwarth

Nueva política comercial e industrial

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
julio 24 de 2013
2013-07-24 02:08 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sorprendió a todos la semana pasada al anunciar en el conversatorio organizado por la Asociación Nacional de Empresarios en Medellín, que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, había esbozado una “nueva visión, un nuevo paradigma, que se resume en que, durante los últimos 20 años, el enfoque del país ha sido la negociación de Tratados de Libre Comercio (TLC), pero se debe cerrar ese ciclo de dichos acuerdos, pues ya está completa la primera fase, que nos permite ampliar mercados con más consumidores y más competencia; ahora tenemos que concentrarnos en la política industrial”.

El ministro Cárdenas definió, asimismo, la nueva visión de la política comercial del Gobierno Nacional, que si bien incluye “la búsqueda de nuevos TLC”, la acota afirmando que “debemos empezar a digerir esos acuerdos comerciales y empezar a ofrecer más señales de los sectores con los cuales se pueden aprovechar las ventajas arancelarias”.

El Gobierno reiteró que “el énfasis ahora debe ser más en la industria que en la habilidad de la negociación de los TLC”, y añadió que “tenemos que mirar hacia adentro para preguntarnos cómo está la industria y cómo está el agro para cambiar de paradigma y entrar en una nueva fase con el fin de identificar sectores de alto potencial”.

No existe antecedente alguno, conocido públicamente, de una declaración del alto Gobierno en cabeza de un ministro, que determine los derroteros de otra cartera, como lo hace magistralmente el rector de las finanzas nacionales, respecto de la política comercial e industrial de la administración Santos. Durante meses, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados –a quien en sana lógica le correspondía hacer tan extraordinario pronunciami-ento–, ha esgrimido que en Colombia sí hay política industrial y que los TLC siguen su marcha, contra viento y marea de opinión.

El inesperado cambio de rumbo tiene connotaciones de fondo, pues reconoce la necesidad de hacer una pausa en el ritmo, y, especialmente, en la manera como se adelantan las negociaciones comerciales, para concentrarse en el aprovechamiento de lo acordado.

Con el cierre de la oficina del zar del TLC con Estados Unidos, sus funciones deberán trasladarse integralmente al Ministerio de Comercio, ampliando su radio de acción a los demás tratados.

El Gobierno manifiesta, finalmente, su angustia por la precaria situación del sector manufacturero, en recesión desde mediados del año pasado, y por el intempestivo éxodo del país de multinacionales con décadas de presencia fabril en Colombia –Bayer, Kraft, Michelin, Saint-Gobain y Sanford Brands–, situación que amerita la inaplazable separación del Ministerio del ramo en Comercio e Industria para promover la defensa del mercado interno colombiano.

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inverdies

andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado