Tropieza el dragón chino | Opinión | Portafolio
Andrés Espinosa Fenwarth

Tropieza el dragón chino

Andrés Espinosa Fenwarth
POR:
Andrés Espinosa Fenwarth
julio 03 de 2013
2013-07-03 05:58 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c785bc27f1c.png

“Cuando China despierte, decía Napoleón, el mundo temblará”. Podríamos, asimismo, asegurar que si el dragón chino se tropieza, el planeta se sacudirá.

Las bolsas de valores y los mercados globales sienten pasos de animal grande desde hace meses, como consecuencia del agotamiento del modelo chino de acelerado crecimiento económico, basado en masivas inyecciones de liquidez y crédito. El Fondo Monetario Internacional, el HSBC, el Goldman Sachs, el Bank of America-Merrill Lynch y Fitch recortaron sus proyecciones de crecimiento de la economía china de 8 a 7,5 por ciento, la más baja de los últimos 13 años. Credit Suisse considera que el Producto Interno Chino (PIB) crecerá 6 por ciento este año, en contraste con el 10 por ciento observado en las últimas tres décadas.

Desde la quiebra de Lehman Brothers, en el 2008, el crédito comercial chino ha pasado de 9 a 23 billones de dólares, con lo cual ha replicado el sistema de crédito comercial de Estados Unidos en solo cinco años.

De acuerdo con Fitch, las obligaciones de las empresas, los hogares y los gobiernos locales chinos pasaron de representar el 130 por ciento del PIB en el 2008 al 221 por ciento en el 2013, cifra sin antecedentes a nivel global.

Pese a lo anterior, o como resultado de ello, el modelo chino evidencia una alarmante debilidad productiva. En efecto, el crecimiento del PIB, generado por la abundante concesión de préstamos, cayó de 0,85 a 0,15 en los últimos cuatro años, cifras que confirman la fragilidad del crecimiento chino.

A esto se suma la omnipresencia de un sistema crediticio informal que ha captado dos billones de dólares en depósitos en el 2013, contra 81.000 millones de dólares en el 2008. Charlene Chu, directora de Fitch, en Beijing, considera que el sector financiero informal chino, carente de transparencia y regulación bancaria, ha contribuido a inflar “la burbuja crediticia más grande de la historia”, con lo cual, en su criterio, se convierte en el “epicentro de la crisis actual”, cuyo “riesgo sistémico está creciendo”. Pululan en China decenas de ciudades fantasmas y centros comerciales vacíos como New South China Mall, el centro comercial más grande del mundo, inaugurado en el 2005, con capacidad para 2.350 almacenes y 100 mil visitantes.

En opinión de David Cui del Bank of America en Shánghai, China se encuentra en una situación similar a la que tenía Estados Unidos en el 2008, cuando Bear Stearns tuvo que ser rescatado al comienzo del estallido de la burbuja inmobiliaria. Los datos más recientes confirman que el servicio de la deuda de las compañías chinas supera el 30 por ciento del PIB, potencial disparador de una crisis financiera. ¡Amárrense los cinturones!

Andrés Espinosa Fenwarth

CEO de Inverdies

andresespinosa@inver10.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado