Andrés Oppenheimer
análisis

Colombia después del plebiscito de paz

Los comandantes de las Farc están ahora frente a la posibilidad de que un gobierno de centroderecha, cercano a Uribe, gane las elecciones del 2018. 

Andrés Oppenheimer
Opinión
POR:
Andrés Oppenheimer
octubre 06 de 2016
2016-10-06 07:24 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66cc31d6d.png

Contrariamente a la opinión generalizada de que el presidente colombiano Juan Manuel Santos fue el gran perdedor del referendo, en el que una mayoría votó en contra de su acuerdo de paz con la guerrilla, los principales perdedores del plebiscito fueron las Farc y sus aliados en Cuba y Venezuela.

Es cierto que Santos sufrió una derrota inesperada. Todas las encuestas habían pronosticado que su acuerdo con las Farc sería aprobado por una abrumadora mayoría. Pero el revés del acuerdo de paz, de 297 páginas, en las urnas ha dejado a los comandantes de la Farc más aislados que nunca, y con un futuro más que incierto.

Según el acuerdo de paz, los miembros de las Farc, acusados de crímenes de guerra, habrían recibido condenas, en gran parte, simbólicas –haciendo trabajo comunitario en áreas restringidas, en lugar de ir a la cárcel–, y habrían recibido automáticamente 10 bancas en el Congreso.Además, muchas de las, aproximadamente, 7.000 tropas desmovilizadas de las Farc habrían recibido una ayuda económica para reinsertarse en la vida civil.

Muchos colombianos votaron por el ‘No’ por sentir que Santos había hecho demasiadas concesiones a las Farc, y que su acuerdo sería difícil de implementar.

¿Qué va a pasar ahora? Entre los escenarios posibles:

- El más optimista: una renegociación exitosa de los acuerdos, con aportes del expresidente Álvaro Uribe –el líder del movimiento en contra de los acuerdos de paz firmados por Santos– que lleve a un nuevo acuerdo con las Farc. Pero los líderes de las Farc dicen que nunca aceptarán las penas de cárcel que exige Uribe, o hacer otras concesiones importantes, más allá de las que ya hicieron.

- La tregua indefinida: Santos y las Farc pueden renovar indefinidamente su alto el fuego, mientras negocian un nuevo acuerdo de paz. Sin embargo, expertos militares advierten que las Farc volverían a sus actividades de narcotráfico y secuestro para poder sostenerse financieramente, y eso llevaría, tarde o temprano, a nuevos choques con el Ejército, y a una escalada del conflicto.

- La vuelta a la guerra: los comandantes de las Farc podrían rechazar una nueva oferta de paz de gobierno y volver a la clandestinidad. Sin embargo, aunque las Farc pueden seguir viviendo de actividades ilícitas, podrían quedarse pronto sin apoyo internacional o refugio en países vecinos. Los gobiernos de Venezuela y Ecuador están en jaque, y el de Cuba sigue estrechando lazos con Washington, en busca de un salvavidas para su economía.

- Una lenta desintegración de las Farc. Un artículo publicado por el profesor de la Escuela Superior de Guerra del Ejército de Estados Unidos, Evan Ellis, y el experto en seguridad colombiano, Román D. Ortiz, en el sitio web de esta escuela Superior de Guerra del Ejército sugiere que muchos rebeldes de las Farc abandonarán esa organización.

“El rechazo de los acuerdos hará que las Farc sean aún menos viables como una organización unida”, dicen. Agregan que, mientras que el liderazgo de las Farc seguirá negociando la paz, “la nueva incertidumbre hará que muchos miembros de mediano rango del grupo guerrillero no quieran asumir el riesgo de participar en el proceso de desmovilización, prefiriendo una existencia fuera de la ley, y vivir de actividades ilícitas”.

Mi opinión: los comandantes de las Farc están ahora frente a la posibilidad de que un gobierno de centro-derecha, cercano a Uribe, gane las elecciones del 2018, y que el próximo gobierno exija a Cuba, Venezuela y Ecuador que les niegue refugio, o los extradite. Y no pueden estar muy seguros de que sus tradicionales aliados en esos tres países sigan en el poder por mucho tiempo.

Nada de esto significará el final de la violencia en Colombia. Pero no podemos descartar que uno de los resultados de referendo sea –como lo sugieren Ellis y Ortiz– una desintegración en cámara lenta de las Farc, y que sus miembros se unan a bandas criminales más pequeñas. Si eso sería bueno o malo para el país, es algo que habría que estudiar más a fondo.

Andrés Oppenheimer
Periodista - Columnista de The Miami Herald y El Nuevo Herald.

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado