Ángela Orozco

Zonas francas: una perspectiva más global

En Colombia, hay que evaluar la contri- bución que están haciendo a la econo- mía las zonas francas,

Ángela Orozco
POR:
Ángela Orozco
octubre 25 de 2009
2009-10-25 10:15 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb66e539328.png

Advirtiendo que en nuestra oficina Resarch & Opportunities hemos trabajado en proyectos de zonas francas como consultores, no quiero dejar pasar la oportunidad de hacer algunos comentarios sobre el Congreso de la Asociación de Zonas Francas de las Américas, celebrado a finales del mes de septiembre en Cartagena.

La mejor conferencia estuvo a cargo de Thomas Farole, especialista del Banco Mundial, quien hizo una presentación sobre la evolución de las zonas francas en el mundo y las lecciones que éstas dejan, las cuales paso a resumir.

Según el Banco, a la fecha existen alrededor de 2.000 zonas francas en el mundo, uniempresariales y multiempresariales, que generan alrededor de 50 millones de empleos y 180.000 millones de dólares en exportaciones. El impacto de las mismas en términos de empleo, exportaciones, Inversión Extranjera Directa y mejoramiento de tecnología y know how, es muy diferente en cada región, por lo que no es tan fácil sacar unas conclusiones aplicables a todos.

El empleo en zonas francas, en muchos países, no representa más del 1% de la ocupación total. Mientras que en República Dominicana, Mauritius y Emiratos Árabes Unidos llega a 6%, 24% y 25% respectivamente. En cuanto a representatividad de las exportaciones, en Nicaragua y Madagascar los envíos desde las zonas francas son el 80% de las exportaciones totales del país; y en Filipinas, República Dominicana y Bangladesh equivalen al 78, 77 y 76%.

En el caso de Costa Rica, también han sido una fuente de diversificación de su oferta externa, al permitirles pasar de representar el 10% de las exportaciones totales de ese país en 1990, al 55% en el 2003; y lo que es aún más importante, de comerciar casi exclusivamente textiles a convertirse en exportador de productos eléctricos y electrónicos. Lo mismo puede decirse de la inversión extranjera, ya que en países como China, el 80% de las zonas pertenecen a inversionistas de distintos países, pero en muchos otros, no es así.

Ni qué decir de la incorporación de valor agregado nacional, pues mientras las zonas francas coreanas adhieren casi un 80%, las ubicadas en países como República Dominicana no ingresan ni 0,01 % de materias primas locales. Lo único realmente común en todas, es que han tenido éxito en la generación rápida de empleo con mejores salarios, particularmente para las mujeres.

El experto del Banco Mundial considera que no son exitosos los casos que incorporan poco valor agregado local en sus exportaciones, como en el caso de República Dominicana.

Al repasar lo que sucede en el mundo, resaltan que la agenda futura de zonas francas requiere incluir temas como las cadenas de producción globales y competitivas que permitan enfrentar la competencia de Asia, las oportunidades derivadas del rápido crecimiento del comercio de servicios y el ajuste del incentivo actual por beneficios 'inteligentes' compatibles con la OMC, en donde la competitividad se derive de su eficiencia y los conceptos verdes.

Es interesante ver cómo el régimen actual colombiano ha venido migrando hacia estos elementos. En resumen, destacan que las zonas francas deben migrar de una manufactura que compita por menores costos a una que privilegie la ampliación de la cadena de abastecimiento y competitividad, para lo cual recomiendan la construcción de ventajas competitivas alrededor de sus elementos endógenos: ubicación geográfica, infraestructura, servicios públicos, entre otros.

Contar con esta perspectiva objetiva del régimen y de sus posibilidades, es muy valioso en un momento en el que se han escuchado duras críticas contra el instrumento de zonas francas. Es a partir de este tipo de análisis que se debe evaluar su contribución a la economía colombiana para evitar la satanización por sesgos ideológicos o políticos.

Es un hecho, que gran parte de los proyectos que han sido aprobados desde comienzos del 2008, ni siquiera están tributando aún, pues la gran mayoría, o se encuentran en etapa preoperativa o están comenzando apenas su operación. Esperemos que se continúe el debate a nivel nacional, pero haciendo un seguimiento a la evolución real de los nuevos proyectos para poder medir su real impacto.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado