Augusto Galán Sarmiento

Excelencia en el servicio de salud

Augusto Galán Sarmiento
Opinión
POR:
Augusto Galán Sarmiento
noviembre 26 de 2014
2014-11-26 04:23 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c5f4e9dd341.png

El mayor reto que enfrenta el sistema colombiano de salud (SGSSS) no se soluciona con nuevos cambios legislativos o normativos. La experiencia de estas dos décadas evidencia que la gran falencia está en la debilidad de la gestión administrativa de las entidades que lo han dirigido y operado. El propio Ministerio y las demás instituciones rectoras, así como las Entidades Promotoras de Salud (EPS) y las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) han mostrado, a lo largo de los años, bastante precariedad en su capacidad administrativa.

El ejercicio rector de conducción, regulación y vigilancia del sector ha sido inestable y contradictorio. Consecuencia, diversas interpretaciones sobre la norma, todo lo cual ha favorecido una situación de inseguridad. En estos últimos cuatro años ha habido un gran esfuerzo por corregir esto.

Las EPS y las IPS, tanto públicas como privadas, no han estado ajenas a esa debilidad, salvo contadas excepciones. A pesar del establecimiento del Sistema de Garantía de Calidad, esas entidades se mantienen en una constante precariedad financiera, unida a reiteradas ineficiencias y malas prácticas administrativas que les impide cumplir a satisfacción sus responsabilidades misionales.

Recursos ha dispuesto el Estado con suficiencia. Se estima en más de 2 billones de pesos lo que diversos gobiernos nacionales han utilizado en reestructuraciones, liquidaciones, modelos de gestión y sistemas informáticos de hospitales públicos, sin que estas entidades se hayan transformado para que las podamos comparar con los más altos estándares de eficiencia y calidad. En las clínicas privadas ha habido avances, en especial con la acreditación de cerca de 30 de ellas; sin embargo, son numerosas las dificultades de gestión que aún enfrentan para que la acreditación institucional se convierta en una cultura del mejoramiento continuo y de excelencia operacional. Por el lado de las EPS, no existen esos modelos de acreditación con los cuales se les evalúe y se aseguren los estándares más elevados de calidad y excelencia.

Si no se produce una transformación real en la gestión administrativa y operacional de las entidades del sector y en el modelo de atención en salud, los problemas que padece el SGSSS permanecerán y la crisis aparente se prolongará.

Otros sectores los han padecido o lo sufren. La crisis del sector financiero a finales de la década de los 90, se explica en gran medida por debilidades en las estructuras de Gobierno, en el control de los riesgos y en el cumplimiento de las entidades que lo dirigían u operaban. Eso cambió, como consecuencia de haber elevado sus estándares administrativos y operacionales a niveles comparables con los internacionales.

El sector salud requiere mejores estructuras de gobierno de sus entidades, mayor prevención de sus riesgos y debido cumplimiento de su misión. Con ello, el sector podría solucionar tres de sus mayores retos: los excesivos costos de operación que se derivan de ineficiencias de procesos y/o actividades redundantes; el mayor volumen de requerimientos de normas y procedimientos sobre temas fiscales, comerciales y de servicio, y la exposición a riesgos e incertidumbres que las entidades no están en condiciones de identificar y mucho menos de medir para mitigar.

Augusto Galán Sarmiento

Exministro de Salud


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado