Beethoven Herrera Valencia

Director de la OMC en Colombia

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 23 de 2016
2016-05-23 09:50 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Roberto Azevêdo, diplomático brasileño de larga carrera en la OMC, quien lideró la demanda contra los subsidios estadounidenses al algodón y las limitaciones al ingreso del banano a la Unión Europea, es el primer latinomericano en llegar a la dirección de este organismo.

De visita en nuestro país la semana pasada, expresó en su intervención en la Universidad Sergio Arboleda que “tras más de medio siglo, Colombia parece preparada para adentrarse en una nueva era, más pacífica y próspera adueñándose de su destino, lo cual abrirá al país nuevas oportunidades económicas”. Y a pesar de las controversias actuales, resaltó que el comercio “es un ingrediente esencial para lograr crecimiento económico sostenible”. Además, destacó que la participación de los países en desarrollo en el comercio mundial ha pasado del 27 por ciento a más del 43 por ciento, a la vez que se han modificado las cadenas de valor, pues el producto final resulta del ensamble de componentes provenientes de muchos de ellos.

Azevêdo defendió el papel de la OMC como plataforma abierta y transparente, basada en normas, equivalente a una constitución del comercio, que consagra los principios básicos y evita medidas unilaterales, discriminatorias y arbitrarias; y destacó que el 98 por ciento del comercio mundial se realiza en el marco de la OMC. El hecho de que los países puedan participar en las decisiones sobre política y en la solución de diferencias la hace una entidad más democrática, máxime si cada país tiene un voto, a diferencia del FMI y del Banco Mundial, donde los votos dependen del poder económico de cada Estado.

También resaltó la importancia del Acuerdo de Facilitación de Comercio, pues los costos de circulación de las mercancías constituyen un obstáculo a la exportación de pequeñas y medianas empresas. Este acuerdo permite reducir costos de movilidad de las mercancías, al racionalizar, simplificar y unificar procedimientos aduaneros: cuando sea aplicado, los costos asociados a las exportaciones, se reducirán en cerca del 13 por ciento.

Para cerrar su intervención, Azevedo expresó que no considera un problema la proliferación de acuerdos comerciales regionales, pues la mayoría de los mismos se basan en las normas de la OMC. Sin embargo, en algunas esferas, los acuerdos regionales van más allá de esas normas y este fenómeno suele traer otras implicaciones negativas, como tener que cumplir reglas diferentes en cada jurisdicción, puede plantear dificultades a las empresas y les resta oportunidades de operar en mercados internacionales.

Asimismo, reconoció que el poderoso lobby agrícola mantiene la defensa de los subsidios y se ha extendido a los países en desarrollo. Para apoyar a Colombia en el posconflicto, Azevedo ofreció trabajar para otorgar trato diferencial, con facilidades de comercialización, para los productos provenientes de zonas afectadas por el conflicto.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, U. Nacional y Externado
Con apoyo de Ángel David Gómez

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado