Beethoven Herrera Valencia
columnista

‘Brexit’: Europa impuso su agenda

Los europeos no aceptaron la propuesta británica de comenzar por la futura relación económica e impusieron negociar el retiro total.

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
julio 04 de 2017
2017-07-04 09:36 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Al comenzar las negociaciones para la salida de la Unión Europea, los 27 países miembros llegaron unidos, mostrando fortaleza para evitar futuros retiros, mientras que el Reino Unido llegó debilitado por el mal resultado electoral que hizo perder la mayoría parlamentaria a la primera ministra, Teresa May; debilitada, además, por los atentados terroristas y por el pésimo manejo al incendio de la torre de apartamentos.

Los europeos no aceptaron la propuesta británica de comenzar por la futura relación económica e impusieron negociar el retiro total y después la nueva relación económica.
May, pasó meses diciendo que nada frenaría su decisión de detener la inmigración, y que “estaba dispuesta a dejar el mercado único europeo, la unión aduanera y todas las instituciones europeas, con tal de controlar sus fronteras”, pero tras un año de aprobación del brexit, la inmigración no ha disminuido y un grave diferendo se cierne sobre la frontera entre la república de Irlanda, que es y seguirá siendo parte de la Unión Europea; con Irlanda del Norte, parte del Reino Unido.

La Asociación Británica que agrupa a 20.000 firmas de manufactura, ingeniería y tecnología en el Reino Unido, pidió a la Primera Ministra que reconsidere sus planes de abandonar el mercado europeo, y expresó que “debe reenfocar las negociaciones sobre el brexit en materia de comercio”.

Uno de los temas más espinosos se refiere al futuro de los 3,6 millones de europeos que residen en el Reino Unido y de los 900.000 británicos que viven en Europa. El otro es el pago de los compromisos económicos del Reino Unido: aportar al financiamiento de las pensiones de los funcionarios comunitarios (70.000 millones de euros) y a las obras de infraestructura que la Unión Europea construye en países de menor desarrollo. En total, la factura podría ascender a 165.000 millones de euros.

El programa promulgado por la Reina incluye 27 proyectos, ocho de los cuales se refieren al retiro de la Unión Europea: por ejemplo la ‘Ley de la Gran Derogación’ que revocará el Acta de las Comunidades Europeas de 1972, la cual autorizó el ingreso de Gran Bretaña a la Unión Europea y convertirá en inglesas las leyes comunitarias, además de terminar la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia y otras propuestas sobre pesca, agricultura, aduanas e inmigración.

Frente a las voces de ministros conservadores ingleses que recomiendan permanecer en la unión aduanera, y en algunas instituciones comunitarias, la Canciller alemana ha dicho enfáticamente: “Un país tercero no tendrá los mismos derechos o derechos más ventajosos que un país miembro. Tal vez piensan que todo esto es evidente, pero desafortunadamente también debo decirlo claro, porque tengo la sensación de que algunos en Reino Unido se hacen todavía ilusiones al respecto”.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado