Beethoven Herrera Valencia
columnista

¿China le teme a Estados Unidos?

Tras la visita del presidente chino en Florida, Trump escribió que había sido “enorme”, antes de advertir: “el tiempo dirá sobre el comercio"

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 07 de 2017
2017-05-07 06:16 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Pese a las críticas de varios mandatarios a Trump, China se mantuvo impasible, a pesar de que durante la campaña, el candidato republicano había acusado al país desde piratería informática hasta atribuirle la ‘invención’ del cambio climático, manipulación cambiaría y copia de inventos.

La incertidumbre generada por los anuncios de Trump ha acelerado la salida de capitales desde China al exterior de 725.000 millones de dólares –50.000 millones por encima del monto del 2016–, reduciendo las reservas de divisas chinas en 320.000 millones de dólares y causando una devaluación del yuan del 6,5 por ciento. (Portafolio 3/02/17).

Actualmente, los extranjeros no pueden tener mayoría en empresas de seguros de China, y mientras Estados Unidos espera que el gigante asiático reduzca sus aranceles del 25 por ciento sobre las importaciones de automóviles, Beijing reclama mayor protección para sus inversiones, que se triplicaron el año pasado, llegando a más de 45.000 millones de dólares, y que Washington relaje las restricciones para la venta de productos de alta tecnología.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, ha expresado que “40 por ciento del superávit comercial de China con EE. UU. es creado por compañías estadounidenses en territorio chino (Portafolio 31/03/17), que fueron delocalizadas al país asiático, buscando beneficiarse de los bajos salarios, las exenciones fiscales y la tolerancia ambiental. Kang agregó que “el comercio bilateral ha generado 2,6 millones de puestos de trabajo en EE. UU., y los dos países son altamente complementarios” (Íbid).

Hay consenso en que la baja inflación registrada por EE. UU. se explica por los productos chinos baratos, y China es el principal tenedor de bonos americanos, permitiendo al coloso del norte reducir impuestos, a la vez que lanza acciones militares; una decisión china de vender esos bonos sería catastrófica para la hegemonía del dólar.

Recién elegido, Trump sostuvo una conversación telefónica con la presidenta de Taiwán, pero después del reclamo del presidente de China, advirtió que respetará el principio de ‘una sola China’, pues este país mantiene como condición para tener relaciones diplomáticas, el reconocimiento por parte de sus socios, de que ‘existe una sola China’.

El presidente Trump y Xi Jinping, su homólogo chino, decidieron, en su primer encuentro, acelerar las negociaciones para producir resultados en 100 días. Para evitar una guerra comercial, Xi ofreció terminar la prohibición de importación de carne estadounidense y comprar más granos y productos agrícolas para reducir el superávit comercial de bienes de 347.000 millones de dólares. Además, propuso mejorar el acceso al sistema financiero, mientras que EE. UU. exigió a China influir para detener el programa nuclear norcoreano.

Tras la visita del presidente chino Xi a su mansión en Florida, Trump escribió que había sido “enorme”, antes de añadir una advertencia: “pero solo el tiempo dirá sobre el comercio”.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado