Beethoven Herrera Valencia
columnista

Costos de la antiinmigración

Si los inmigrantes fueran legalizados aportarían sus tributos y harían sostenible la financiación de la seguridad social.

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
noviembre 27 de 2016
2016-11-27 12:56 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Después de la elección de Donald Trump, las empresas privadas que administran cárceles mostraron alzas, pues la política antiinmigratoria incrementará los reclusos. Se espera que en los primeros días adopte medidas, y aunque ha precisado que no deportará a 11 millones de individuos, sino a 3, con antecedentes penales, sí ha anunciado un gravamen a las remesas –que en el caso mexicano ascienden a 25 mil millones de dólares– para financiar el muro que él mismo ha propuesto.

Esa política elevará salarios a los trabajadores no calificados en Estados Unidos (blue collar), subirá los costos en la agricultura, la economía del cuidado, construcción y los servicios en los cuales trabajan inmigrantes.

El informe de las academias Nacionales de Ciencias, Medicina e Ingeniería de Estados Unidos contradice la creencia de que los inmigrantes se quedan con trabajos de los estadounidenses, pero reconoce costos para ciertos sectores de la población. El estudio considera que la llegada de trabajadores poco calificados puede reducir los salarios de inmigrantes anteriores y de nativos que no terminaron secundaria, aunque cree que la inmigración aumenta los costos educativos en el país receptor.

El estudio encuentra amplios beneficios de la inmigración, pues expande la economía, pero los más favorecidos son los inmigrantes que aprovechan oportunidades no disponibles en sus países de origen (The Wall Street Journal, sep. 26 /16)

En contra de la creencia tradicional, la inmigración puede llevar a una mayor innovación, emprendimiento y cambio tecnológico, ya que en el 2012 cerca del 53 por ciento de los inmigrantes tenía algún tipo de educación superior y el 16 por ciento universitaria. Tras analizar 75 años, el estudio concluye que hay impactos fiscales positivos, a nivel federal, y negativos, a nivel estatal y municipal.

En 1995, los 24,5 millones de inmigrantes de Estados Unidos representaban el 0,9 por ciento de la población, y en 2014 se habían elevado a 42,3 millones, equivalente al 13 por ciento. En ese mismo periodo, la cantidad de inmigrantes sin autorización se duplicó hasta 11,1 millones en el 2014, y desde el 2009 han llegado alrededor de 400 mil indocumentados por año, pero una suma similar ha abandonado al país.

La globalización garantiza la movilidad de mercancías, servicios y empresas, al tiempo que protege los derechos para las patentes, los inversionistas y el giro de utilidades, mientras impide la libre movilidad de los trabajadores. Ello niega la libre movilidad de factores, recomendada por los autores clásicos, y conduce a una paradoja inaceptable: los derechos sobre Mickye Mouse están garantizados, y por ellos hay que pagar, en tanto que, a los trabajadores que son contratados como indocumentados se les niegan sus derechos. Si los inmigrantes fueran legalizados aportarían sus tributos y harían sostenible la financiación de la seguridad social.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor U. Nacional y Externado
beethovenhv@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado