Beethoven Herrera Valencia
columnista

Emiratos Árabes, cruce estratégico

La celebración del aniversario número 46 de la creación de esta confederación se hizo con gran despliegue.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 10 de 2018
2018-01-10 08:12 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La inauguración del Museo del Louvre de Abu Dabi, realización de carreras de Fórmula Uno, construcción del edificio más alto del mundo, así como pistas de hielo en recinto cerrado, demuestran la voluntad de los Emiratos Árabes Unidos del golfo Pérsico de buscar alternativas en turismo, deportes, servicios médicos, comercio y finanzas, frente a la caída del petróleo y al avance de energías alternativas.

La celebración del 46 aniversario de la creación de esta confederación se hizo con gran despliegue, destacando su estabilidad política frente a las convulsiones de sus vecinos: no tienen cuerpos armados de policía ni ejército, pero el aparato de seguridad es muy poderoso para evitar la infiltración terrorista.

De región pobre pasó a la bonanza con el petróleo y promovió la inmigración de indios, comunidad que ahora tiene gran presencia laboral y en los negocios; al tiempo que pakistaníes, iraníes y filipinos aportan la mano de obra. Las compañías extranjeras deben tener socios locales y emplear trabajadores locales, y las visas se conceden por la vinculación laboral con empresas ubicadas en zonas francas tecnológicas, industriales y financieras.

Como los ciudadanos africanos y asiáticos tienen problemas para visitar los países desarrollados, Dubái atrae compradores construyendo el centro comercial más grande del mundo y hoteles al lado de los centros comerciales. Aunque no se cobran impuestos a los ingresos, en el 2018 comenzará un IVA de 5 por ciento. Los millonarios rusos que huyen del invierno, los ricos chinos y los de África y Asia visitan este destino en oleadas de lujoso despliegue.

El hotel Burj Al Arab, en Dubái, es propiedad del Sheikh Mohammed y la torre más alta, Burj Khalifa, se hizo en honor a Abu Dabi, pues, aunque la inició Dubái, por problemas financieros, lo terminó Dabi. También se han creado en Dubái islas artificiales en forma de palma, pero frente a los inconvenientes de hundimiento fue necesario recurrir a técnicos holandeses, pero subsisten los problemas derivados de la eliminación del oleaje. Ahora se construyen islas artificiales que representan a los países del mundo y cuesta 80 millones de euros cada una, pero aún no tienen instalados los servicios y no se han vendido todas.

Pese a ser más rico, Abhu Dabi es menos desarrollado, aunque tiene pista de Fórmula Uno, la gran mezquita Sheikh Zayed y el Hotel Emirates Palace, que fue construido inicialmente como palacio para el emir, en el cual hoy la habitación sencilla cuesta 5.000 la noche.

Por ser sunitas, los Emiratos están alineados con Arabia Saudita, pero mantienen relaciones comerciales con Irán chiita. Siendo sunita la inspiración del Estado Islámico, en esta región no ha hecho presencia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado