Beethoven Herrera Valencia
columnista

Helmut Kohl, el arquitecto

Macron declaró que “excanciller fue para Francia un interlocutor privilegiado, un aliado esencial, pero más allá de eso, un amigo".

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
agosto 13 de 2017
2017-08-13 03:42 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La despedida al excanciller alemán Helmut Kohl, se celebró en el Parlamento de Estrasburgo y es el primer funeral de Estado europeo. Reunió a altos dirigentes de Europa y del mundo, pero también reflejó las tensiones que enfrentan a sus familiares: mientras la viuda y segunda esposa, Maike Kohl-Richter, pretendía que la canciller Merkel no hiciera uso de la palabra, acusándola del pronto retiro de su esposo de la política, Merkel en su discurso solo se refirió a la difunta primera esposa, Hannelore Kohl–, la madre de sus dos hijos– quien se suicidó en el 2001, a los 68 años. En su intervención, Merkel recordó que cuando Kohl dejó el poder en 1998, “Alemania estaba, por primera vez en su historia, en paz con todos sus vecinos”, y llamó a preservar ese legado.

En momentos en los que el brexit, la crisis griega y los problemas migratorios ponen en cuestión la continuidad del proceso comunitario, Macron declaró que “Helmut Kohl fue para Francia un interlocutor privilegiado, un aliado esencial, un constructor infatigable, pero más allá de eso, un amigo”. Por su parte el primer ministro ruso Dimitri Medvedev, matizó el optimismo afirmando que “el Muro de Berlín ha caído, pero estamos aún lejos de haber realizado el sueño de una casa común”.

El semanario Stern ha advertido sobre el excesivo control que la viuda Maike Kohl pretende mantener sobre la memoria de su esposo. Ella comenzó a trabajar para Kohl como encargada de Misión de la Cancillería desde 1994 hasta el fin de su mandato en 1998, para luego casarse en el 2008, mismo año en que el excanciller sufrió un accidente cerebral.

El periodista Heribert Schwan había sido contratado por Kohl para apoyarlo en la redacción de sus memorias, pero tras disgustarsen los dos, publicó un libro usando expresiones muy severas del excanciller sobre otros dirigentes, incluida Merkel. Luego de una larga batalla judicial, el 27 de abril el Tribunal de Colonia condenó al periodista a pagar un millón de euros a la viuda.

Los problemas amenazan con prolongarse, pues ella mantiene control sobre los archivos dejados por el excanciller en su vivienda y, pese al pedido del Presidente de los archivos nacionales para que sean entregados al Estado, la viuda pretende que vayan a una fundación con participación de ella, lo cual podría limitar el acceso de los investigadores a los mismos. ( Le Monde 2 de julio del 2017).

Similares incidentes se vivieron cuando murió el canciller Willy Brandt, y su esposa, Brigitte Seebacher, excluyó del funeral a Rut, su segunda esposa. Paradójicamente, los dos cancilleres que más hicieron por la unificación de Alemania y la integración de Europa han dejado enfrentamientos familiares aún después de su muerte.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado