Beethoven Herrera Valencia

Reino Unido, ‘brexit’ y libor: el ocaso de un imperio

Inglaterra ha facilitado su propio desplazamiento, al permitir prácticas abusivas que están conduciendo a la muerte de la tasa Libor.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 14 de 2018
2018-05-14 05:17 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La consolidación de Londres como centro financiero mundial, en relevo de Amsterdam y París, estuvo soportada en el gran desarrollo tecnológico que sirvió de base a su desarrollo industrial y comercial.

La importancia de dicho centro financiero significa que hasta ahora el monto de los contratos pactados con la tasa interbancaria de oferta de Londres (Libor) asciende a 200 trillones de dólares, pero los escándalos derivados de las manipulaciones que grandes entidades bancarias de Estados Unidos e Inglaterra estaban haciendo, y que fueron descubiertas en el 2012, generaron gran inestabilidad en esa tasa. Y ello ha generado la transición hacia una nueva tasa.

Concentradas en manejar la crisis hipotecaria, las entidades reguladoras de Estados Unidos y del Reino Unido no se percataron de dichas manipulaciones hasta que la Comisión del Mercado de Futuros de Productos Básicos (CFDC) denunció las manipulaciones y se generó un proceso que conducirá a su reemplazo.

Como recuerda el profesor Clifford Rosse, de la Universidad de Maryland, la tasa Libor fue establecida desde 1986 como referencia para los préstamos diarios interbancarios, y llegó a convertirse en el indicador más usado en los negocios internacionales. (Citado por Duque Ayala, Portafolio, abril 19/18). Las multas impuestas por las autoridades estadounidenses a una docena de bancos ascienden a 2.840 millones de dólares, y solo está en prisión el matemático inglés Tom Hayes, representante de los Bancos UBS y City Group, quien ideó la manipulación.

En reemplazo de la Libor ha comenzado a probarse un nuevo indicador denominado ‘Secure Overnight Financing Rate’ (SOFR), aunque las autoridades inglesas no han anunciado ninguna estrategia para responder a esta pérdida de hegemonía financiera. Personajes estadounidenses como David Browman, asesor de la junta de la Reserva Federal, han sostenido que “es necesario ir haciendo la transición hacia un nuevo sistema de tasas de referencia” (Ibid).

Resulta evidente que además del relevo geopolítico que significó para Inglaterra la emergencia de Estados Unidos como potencia global y la consolidación de Wall Street como centro financiero, este final de la Libor significará un paso decisivo en dicho desplazamiento.

A lo anterior contribuye el hecho de que tras el brexit, Alemania y Francia aspiran a captar para sus capitales financieras lo negocios financieros que se hacían desde Londres, y esto explica la reciente decisión de que los centros financieros europeos privilegien la utilización del euro.

Por lo anterior, resulta obvio concluir que la decisión del brexit ha llegado en el peor momento y tendrá consecuencias impredecibles. Solo resta decir que en este caso ha influido no solo el avance tecnológico de Estados Unidos y el económico de Asia, América y Europa, sino que Inglaterra ha facilitado su propio desplazamiento, al permitir prácticas abusivas que están conduciendo a la muerte de la tasa Libor.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado