Beethoven Herrera Valencia

La verdad de Brasil

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 12 de 2015
2015-01-12 11:43 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Al cumplirse tres décadas del comienzo de la dictadura militar en Brasil, el 10 de diciembre del 2014 la Comisión de la Verdad publicó tres volúmenes con su informe final. Creada en mayo del 2012 para investigar y establecer las graves violaciones de los derechos humanos, practicadas entre 1946 y 1988, buscaba recuperar la verdad histórica y promover la reconciliación, y para ese efecto recogió 1.121 testimonios, realizó 80 audiencias públicas y centenares de peritazgos. El informe contabiliza 434 víctimas mortales o desaparecidos e identifica con nombres y apellidos a 737 responsables, entre ellos, a jefes de Estado, policías, médicos y militares, de los cuales 191 aún vive: (http://www.cnv.gov.br/index.php?option=com_content&view=article&id=571).

Durante dos décadas, la dictadura realizó torturas, desapariciones, censuró la prensa y a centenares de intelectuales, y dirigentes políticos –incluido Fernando Henrique Cardoso, quien sería presidente del país cuando regresó la democracia– fueron exiliados. El crecimiento económico alcanzó niveles entre el 10 y 12 por ciento al año y permitió acallar las críticas por las violaciones. Dicho proceso, conocido como ‘el milagro brasileño’, a la vez que lograba un acelerado proceso de industrialización profundizó las brechas sociales y regionales entre el sur desarrollado y rico y el nordeste pobre y excluido.

Más de 300 personas (militares, agentes del Estado, expresidentes) fueron declaradas culpables de tales violaciones y el informe precisa que esas violaciones fueron el resultado “de la acción generalizada y sistemática del Estado brasileño”, y que la represión fue utilizada como política de Estado, “diseñada y puesta en práctica a partir de decisiones emanadas desde la Presidencia de la República y de los ministerios militares” (ibid).

Al recibir el informe, la presidenta Dilma Rousseff –quien estuvo detenida y fue torturada en una cárcel de São Paulo cuando tenía poco más de 20 años– expreso: “Me estoy acordando muy bien del suelo del baño, del azulejo blanco, de la costra de sangre que se iba formando; las marcas de la tortura forman parte de mí, yo soy eso”. (El País, diciembre del 2014).

El Secretario General de la ONU, felicitó al Gobierno y a la población por los esfuerzos para promover la verdad y reconciliación nacional, y señaló que la ONU apoya los esfuerzos por develar ese tipo de transgresiones de las garantías fundamentales y de las leyes humanitarias internacionales, así como promover la justicia y la reparación. Por el contrario, el Tribunal Superior Militar criticó el informe por ‘falso, injusto y equivocado’.

A pesar de la identificación que la Comisión hizo de los responsables, los mismos no pueden ser llevados a tribunales porque la Ley de Amnistía, hecha por el mismo régimen militar, amparó a militares y guerrilleros, y su constitucionalidad fue ratificada en el 2010 por el Tribunal Supremo.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, U. Naccional y Externado
Con la colaboración de Diana Vidal R.
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado