Beethoven Herrera Valencia

Charlar sin producir

El país tiene tantos celulares como pobladores, los cibercafés están en todas las calles.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
mayo 02 de 2011
2011-05-02 02:09 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

El escalafón preparado por el Foro Económico Mundial acerca del grado de preparación de los países para utilizar las tecnologías de información y telecomunicaciones, informa que para el periodo 2010-2011 Colombia llegó al puesto 38 entre 138 países, en tanto que en el 2006-2007 se ubicaba en el puesto 67.

Este indicador considera 71 variables, y Colombia obtiene la mejor nota en la competencia en los servicios de telefonía e Internet, en razón de la multiplicidad de proveedores que prestan estos servicios.

El segundo aspecto destacado es la cantidad de posibilidades que ofrece el Gobierno a través de Internet.

Suecia ocupó el primer lugar y Singapur el segundo lugar, Brasil, con todo su poderío económico, avanzó 5 puestos para ubicarse en la posición 56, mientras que Venezuela perdió 7 posiciones y quedó ubicada en la 119.

En los primeros 50 puestos sólo se encuentran 3 países de la región, Chile en la posición 39, Uruguay en la 45 y Costa Rica ocupa la 48: cabe recordar que este país pudo traer a la multinacional Intel, que produce procesadores para computadores, y la fábrica de esta empresa se radicó en el país centroamericano. 
Para el caso colombiano, el reporte anual califica de modo negativo la existencia de situaciones jurídicas y tributarias que afectan a las empresas, de forma tal que, a juicio del reporte, la principal desventaja de Colombia es el tiempo que toma hacer efectivo un contrato, pues se puede demorar en promedio 1.346 días y esto nos ubica en la posición 132 entre 138 países. 
La otra cara de esta situación es que en el índice mundial de competitividad Colombia está ubicada en la posición 68, entre 139 países, lo cual significa que a pesar de la actual disponibilidad de tecnologías de información y comunicaciones, y de la reducción de costos por la cantidad de operadores, la competitividad sistémica del país no ha avanzado tanto como pudiera.
El país tiene tantos celulares como pobladores, los cibercafés están en todas las calles y se encuentra venta de minutos en cada esquina, y no es inusual encontrar personas con varios celulares, pero al parecer los usamos más para conversar que para producir o transmitir conocimientos; y menos para hacer negocios a través de la web.
Si a lo anterior se agrega el rezago de infraestructura, que nos coloca en uno de los últimos lugares de la región en vías pavimentadas, dobles calzadas, costos de importación y exportación de un contenedor y rezago en la modernización portuaria, no sería infundada la preocupación de quienes piensan que en nuestro país la tradición de poetas, literatos, culebreros y conversadores, sigue dominando frente a la formación técnica, producción científica y al compromiso con la eficiencia productiva.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado