Beethoven Herrera Valencia

Colombia: rezago competitivo

El país está en mora de definir en una sola agenda los sectores prioritarios a los que le va apostar para mejorar su competitividad.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
diciembre 11 de 2011
2011-12-11 07:26 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La publicación del informe de Competitividad 2011-2012 coincide con la aprobación del TLC con Estados Unidos, pero frente a este nuevo escenario, la mayoría de indicadores que el mencionado informe reporta, son francamente preocupantes.

Mientras en el 2006 las exportaciones de bienes primarios y recursos naturales con menor incorporación tecnológica representaban el 83% del total, para el 2010 esos mismos productos aumentaron su participación hasta el 88%. Lo anterior se añade al hecho de que en el 2011, diez productos representaron el 73% de las exportaciones, y más grave aún, entre 1990 y el 2002 la productividad total de factores descendió 0,6%.

El informe encuentra que si bien el clima de negocios ha mejorado al pasar de la posición 79 entre 165 países, en el 2005, a 42 entre 168 en el 2009 del Informe Doing Business del Banco Mundial, en otros indicadores se mantiene rezagado.

Por ejemplo, se lamenta de los malos resultados en educación que obtiene Colombia en la pruebas internacionales Pisa, encuentra preocupante que el gasto en investigación para el desarrollo sea solamente del 0,16 % del PIB, al tiempo que considera negativo el retraso en infraestructura, atribuible a la debilidad institucional y a la recurrente renegociación de los contratos.

Adicionalmente, considera que otro obstáculo para la competitividad es la ineficiencia de la justicia, atribuible a la corrupción y a la escasa utilización de mecanismos alternativos.

El informe destaca la paradoja entre el crecimiento sostenido de la producción y la persistencia de elevados índices de pobreza, aunque reconoce el descenso del 50,3% en el 2005 al 45,5% en el 2009, agrega el hecho de la elevada desigualdad, pues según la Cepal, el índice Gini pasó de 0,58 en el 2005 a 0,578 en el 2009, pero entre regiones es tan severa la desigualdad que el ingreso per cápita en Bogotá es 6,6 veces superior que el de Vaupés. Respecto al sistema fiscal, el análisis considera que contiene tantas exenciones y deducciones que distorsionan las decisiones de empresarios y trabajadores.

Con respecto a la utilización de las tecnologías de información y comunicación, recomienda masificar la banda ancha e incentivar la demanda por el uso de dichas tecnologías.

Finalmente, el estudio considera que hay una grave dispersión de propuestas, pues mientras el Programa de Transformación Productiva del Ministerio de Comercio Industria y Turismo ha seleccionado 12 sectores, el Plan de Desarrollo ha priorizado 5 locomotoras, al mismo tiempo que en los Planes Regionales de Competitividad hay otros sectores propuestos, en tanto que la política nacional de ciencia tecnología e innovación ha seleccionado 7 áreas.

Lo anterior demuestra, sin duda, que el país está en mora de definir en una sola agenda los sectores prioritarios a los que le va apostar para lograr un efectivo mejoramiento de su competitividad. 

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA

PROFESOR DE LAS UNIVERSIDADES NACIONAL Y EXTERNADO

beethovenhv@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado