Beethoven Herrera Valencia

Fifa: geopolítica y explotación

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
junio 10 de 2015
2015-06-10 01:37 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Tras la invasión a Afganistán, el presidente Carter convocó a boicotear los Olímpicos de Moscú en 1980, y amenazó con cancelar el pasaporte a los deportistas de su país que asistieran a dicho evento: un total de 65 naciones se abstuvieron de asistir. En retaliación, la URSS osbtaculizó los Juegos Olímpicos en Los Angeles, y aunque solamente 14 aliados suyos acataron esa iniciativa, estuvieron ausentes los ganadores del 58 por ciento de las medallas en los juegos de 1976.

La actual crisis de la Fifa parece inscribirse en la lucha geopolítica, pues Estados Unidos, que perdió la sede del Mundial frente a Qatar, está enfrentado a Rusia por el tema de Ucrania. Vladimir Putin ha afirmado que la decisión de la justicia estadounidense de procesar a directivos de la Fifa y empresarios deportivos “es una violación muy burda de las reglas de funcionamiento de las organizaciones internacionales, al imponer su jurisdicción a las demás, pues ninguno de los funcionarios acusados es estadounidense y ningún hecho se ha producido en Estados Unidos”.

El primer ministro David Cameron pide repetir las votaciones que otorgaron las sedes a Rusia (2018) y Qatar (2022), igualmente, la Organización de Naciones Unidas ha amenazado con revisar los acuerdos de cooperación con la Fifa y las empresas patrocinadoras han exigido mayor transparencia.

La gestión de la Fifa ha sido criticada hasta ahora por voces aisladas, como las de Maradona y Sócrates, denunciado los horarios de los partidos en periodos de intenso calor para proteger los intereses de la televisión. Y para Brasil (2014), la Fifa obligó a cambiar la norma que prohibía el consumo de cerveza en los estadios, para satisfacer a los patrocinadores.

Sobre Qatar hay denuncias por muerte de inmigrantes que trabajan en la construcción de los estadios, en un sistema conocido como ‘kafala’, que no cumple los estándares laborales internacionales. Allí trabajan 1,5 millones de personas, y se espera que aumente a 2,5 millones, con horarios excesivos, en condiciones peligrosas, a veces sin pago por semanas y enfrentando restricciones cuando quieren salir del país.

En el caso de Rusia, un partido político ha propuesto utilizar trabajo de presos en la construcción de los estadios, y es probable que se ponga en cuestión la sede del Mundial para el 2018, pues la justicia suiza ha comenzado su propia investigación.

Michel Platini, presidente de la Uefa, quien había pedido la renuncia a Joseph Blatter, se postulará a la Fifa, aunque hay denuncias de que intervino ante Nicolas Sarkozy para que Francia vendiera aviones a Qatar, al tiempo que apoyaba su candidatura para la sede del 2022.

Y Romario, goleador del Mundial USA 94 –y ahora senador–, ha llamado a investigar a los dirigentes del continente, y al criticar el apoyo que el rey del fútbol siempre brindó a Blatter, afirmó con ironía: “Pele callado es un poeta”.

Beethoven Herrera Valencia

Profesor de las universidades Nacional y Externado

beethovenh@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado