Beethoven Herrera Valencia

Grecia: ¿es Mario Draghi culpable?

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
marzo 02 de 2015
2015-03-02 01:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Si el Tratado de Maastricht establece el parámetro del 60 % de deuda pública respecto del PIB como condición para ingresar a la unión monetaria, resulta sorprendente que Grecia presente una deuda de 135 % de su producto; y, como resulta evidente, está en incapacidad de servir sus deudas.

Al examinar las razones por las cuales Grecia pudo ingresar a la zona euro en dichas condiciones, se ha descubierto que en junio de 2002 Goldman Sachs ideó un plan para cambiar la deuda griega de una moneda a otra. Así, la deuda cotizada en dólares y yenes fue convertida a euros a una tasa de cambio ficticia, y aunque para junio del 2002 su deuda ya ascendía al 103 % del PIB, logró cumplir los criterios de la unión monetaria.

La maniobra consistió en un swap o contrato de cambio para flujos financieros usando productos derivados y en 4 años la deuda de Grecia con Goldman Sachs pasó de 2.8 a 2.1 mil millones de euros (Página 12, febrero 2015). Goldman Sachs recibió 800 millones de dólares por ese maquillaje de las cuentas griegas y aunque se defendió afirmando que respetaba al pie de la letra las directivas de Eurostad, (organismo europeo de estadística), esta entidad denunció en 2004 la "falsificación generalizada de datos sobre el déficit y la deuda por parte de las autoridades griegas".

Christoforos Sardelis, jefe de la oficina de gestión de deuda griega entre 1999 y 2004, se ha defendido argumentando que fueron los atentados del 11 de septiembre y una mala decisión de los bancos los que originaron el desastre. Lo que en realidad ocurrió fue que hubo connivencia de Goldman Sachs con las autoridades griegas de entonces, para sembrar una bomba de tiempo que al cabo de 10 años ha explotado.

Cuando estas quejas aparecieron, Jean Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, negó acceso a la información, buscando proteger a su sucesor. Draghi fue vicepresidente de Goldman Sachs para Europa entre 2002 y 2005 y es imposible que no estuviera al tanto de la falsificación de los datos sobre las finanzas públicas de Grecia y que ahora imponga a los ciudadanos griegos sacrificios heroicos para servir una deuda que él mismo ayudó a camuflar.

Este fenómeno, muy poco publicitado, permite entender la labor interesada que cumplen los bancos de inversión y firmas calificadoras, cuyas maniobras en el uso del ahorro de ciudadanos o la torcida asesoría a los gobiernos, han generado un proceso tan complejo que puede concluir en el retiro de Grecia del euro.

Entre tanto, la Gerente del FMI, Christine Lagarde se mantiene en el cargo, mientras es procesada en Francia por llevar al arbitraje privado la demanda del magnate Bernard Tapie contra un banco nacionalizado.

Beethoven Herrera Valencia

Profesor de la U. Nacional y Externado

beethovenhv@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado