Beethoven Herrera Valencia

Hobsbawm, in memoriam

No hay duda de que en la obra de recuperación de la memoria sobre la violencia en Colombia, el aporte de este brillante escritor quedó vinculado a nuestra historia.

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
octubre 07 de 2012
2012-10-07 11:55 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

A la edad de 95 años, acaba de fallecer Eric Hobsbawm, el más respetado historiador inglés de los últimos tiempos; y a pesar de las diferencias con su concepción marxista, todos reconocen la seriedad y coherencia de su obra histórica.

Nacido en Alejandría (Egipto), en 1917, hijo de padre judíopolaco, vivió su juventud en Europa, se radicó en Inglaterra tras la llegada del fascismo, y estudio en Cambridge, cuando este centro universitario era un nido de espías para la defensa durante la guerra. A este respecto, hay una controversia, pues el servicio de inteligencia británico (M15) se negó a aceptar la solicitud de Hobsbawm para abrir su expediente secreto y confirmar que no había servido en el espionaje.

Hobsbawm publicó en 1962, La era de la revolución: Europa 1789-1848; en 1975, La era del capital: 1848 - 1875; a esta siguió la publicación en 1987 de La obra del imperio: 1875-1914, para culminar en 1994 con la La era de los extremos: 1914-1991.

En la última obra mencionada, Hobsbawm calificó de ‘siglo corto’ al siglo XX, argumentando que en realidad comenzó en 1914 con la Primera Guerra Mundial y culminó en 1991 con la unificación de Alemania, tras la caída de la URSS. Hobsbawm reconoció que tenía una gran deuda intelectual con Paul Bairoch e Iván Berend, presidente de la Academia Húngara de Ciencias, de quien tomó dicha calificación.

Además del rigor de su obra histórica, de la amplia cobertura temporal y de su capacidad poco frecuente para integrar los factores económicos, técnicos, sociales y políticos, a Hobsbawm se le reconoce su independencia de criterio y la lucidez con la que, con frecuencia, marchaba en contravía de las tendencias dominantes. Siendo judío no se declaraba sionista; a pesar de ser marxista, consideraba que la profecía del crecimiento de la clase obrera no se cumple en un mundo, en el que la economía tiende a desindustrializarse; a los que glorifican los avances de la globalización los confrontaba mostrando la tendencia regresiva que esta ha tenido en la distribución del ingreso, y en una época de fobia contra los musulmanes, Hobsbawm pensaba que en los últimos dos siglos estos no han sido violentos, y que los kamikazes se inmolan para defender a sus países frente a la presencia colonial.

Al final de sus días, desaparecido el Partido Comunista de Inglaterra, Hobsbawm influyó a través de Neil Kinnock y Tony Blair en la formulación del nuevo laborismo.

Tras dirigir la tesis doctoral de historia del colombiano Gonzalo Sánchez, Hobsbawm visitó nuestro país, y no hay duda de que en la obra de recuperación de la memoria sobre la violencia en Colombia, el aporte de este brillante historiador inglés quedó vinculado a nuestra historia.

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA

PROFESOR DE LAS UNIVERSIDADES NACIONAL Y EXTERNADO

beethovenhv@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado