Beethoven Herrera Valencia

Moody’s, mal calificada

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
marzo 09 de 2015
2015-03-09 12:42 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

La apertura de investigación del Departamento de Justicia contra la calificadora Moody’s ha puesto en el ojo del huracán a dicha firma, y comienza a poner en cuestión la supuesta transparencia e independencia de criterio con la que estas firmas cumplen sus funciones.

El sistema de calificación crediticia mundial está altamente concentrado, pues Standard and Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch captan el 95 por ciento del mercado, pero las quejas a su desempeño son cada vez más crecientes. El inicio de la investigación de las autoridades federales estadounidenses contra Moddy’s se funda en la acusación por inflar la calidad de los activos hipotecarios, que dio lugar a la crisis financiera del 2008, según informó The Wall Street Journal (Portafolio, febrero 3 del 2015).

Mediante entrevistas a antiguos empleados de la firma, el Departamento de Justicia está consolidando un caso que está en la mira desde el 2010, y, aunque no se ha formalizado una demanda, la explosión de la burbuja hipotecaria puso de presente que el otorgamiento de préstamos a deudores sin capacidad de pago –sin ingreso, ni empleo, ni activos (Ninjas por su acrónimo en inglés)– sembró la semilla de la crisis hipotecaria, y el empaquetamiento de dichas hipotecas ‘basura’ en derivados financieros transados por internet. Se trató de una práctica insostenible: el negocio era crear hipotecas y transferirlas, cobrando comisión en ambos casos, sin importar que las mismas no pudieran ser cobradas.

Existe el antecedente de la multa de 1.300 millones de dólares, aplicada por el Departamento de Justicia a S&P tras la demanda por haber engañado, conscientemente, a los inversionistas sobre la calidad crediticia de los activos hipotecarios en la antesala de la explosión de la burbuja financiera del 2008.

Las calificadoras existen como entidades de apoyo al mercado y sus conceptos han de servir para la orientación de los actores, pero dicha función se distorsiona cuando las calificaciones se mantienen en secreto, o cuando la agencia opina sobre una entidad en la cual tiene inversiones, en un evidente conflicto de intereses. Cabe recordar que Lehman Brothers, como lo recuerda la película Inside Job, recibió buena calificación en la víspera de su colapso.

Cuando se observan las falencias del sistema de calificación de riesgos, uno puede estar tentado a pensar que se trata de errores marginales o fallas por eventos imprevistos, pero la investigación del Congreso de Estados Unidos que siguió a la crisis subprime, permitió conocer las comunicaciones internas de funcionarios de dichas calificadoras que compartían, de modo confidencial, el carácter riesgoso de las hipotecas, al tiempo que les mantenían una buena calificación hacia el exterior, con un evidente engaño al público.

En las audiencias, las calificadoras argumentaron que emitían solo opiniones no obligantes. ¡Pero resulta claro que eran juicios manipulados!

Beethoven Herrera Valencia
Profesor, U. Nacional y Externado
beethovenhv@yahoo.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado