Beethoven Herrera Valencia

El petróleo no basta

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
diciembre 08 de 2013
2013-12-08 08:23 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Llama la atención la paradoja entre la crisis económica que vive Venezuela y sus ingentes reservas petroleras, que la ubican en la segunda posición a nivel mundial. Venezuela era uno de los países más pobres de América cuando descubrió el petróleo, y por más de medio siglo lo explotó a través de concesiones, convirtiéndolo en palanca decisiva para su desarrollo social y económico.

Cuando Noruega descubrió el petróleo en los años 70, tenía un alto nivel de desarrollo y pudo esterilizar gran parte de esa nueva renta petrolera, pero Venezuela necesitaba usar dichas rentas para impulsar su desarrollo, mediante la construcción de ferrocarriles y carreteras en los años 60, superiores a sus vecinos.

Venezuela disfrutó de una larga estabilidad cambiaria, de modo que mantuvo la paridad fija de 4,30 bolívares por dólar por un cuarto de siglo, a la vez que aplicaba apertura al exterior convirtiéndose en importador neto de la mayor parte de los alimentos y bienes de consumo.

Con un PIB de 220 mil millones de dólares y reservas que bordean los 30 mil millones de dólares, las importaciones ascienden a 40 mil millones de dólares y la situación tiende a hacerse insostenible.

El nivel de renta que generó el petróleo hacía innecesaria la tributación interna, pero la caída de los ingresos externos unida al elevado volumen de deuda externa explotó en 1983, conduciendo a un drástico ajuste económico que rompió el pacto de gobernabilidad que había existido hasta entonces.

En los años 70 la abstención electoral era del 5 por ciento como expresión de la gobernabilidad, pero en 1993 se produjo la asonada contra Carlos Andrés Pérez y, tras la amnistía otorgada por Caldera a Hugo Chávez, se inició un periodo de reformas radicales en la historia de Venezuela.

El hecho de que PDVSA y otras entidades manejen fondos en moneda extranjera, impide que el Banco Central tenga monopolio de las reservas y control efectivo de la política cambiaria, y explica la brecha entre la cotización de 6,20 bolívares por dólar y 48 bolívares por dólar, que es la cotización del mercado, explicable por los controles existentes para la asignación de divisas.

Esto ha dado origen a un desbordado uso de los viajes internacionales como mecanismo para acceder a las divisas. El hecho de que el petróleo no sea un bien producido, sino extraído, justifica, en gran parte, la débil articulación con otras actividades económicas y los intentos de ‘sembrar el crudo’ invirtiendo sus rendimientos en otras ramas económicas, condujeron a inversiones gigantescas en sectores como acero, aluminio y química, cuya racionalidad y eficiencia está siendo cuestionada.

No cabe duda de que el petróleo hizo al Estado venezolano y su moderna sociedad, pero sus ingresos no parecen garantizar sostenibilidad por la dispersión de actores que inciden en su manejo.

Beethoven Herrera Valencia
Profesor de laa universidades Nacional y Externado
beethovenhv@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado