Pulgarcita y ‘Saint Denis’ | Opinión | Portafolio
Beethoven Herrera Valencia

Pulgarcita y ‘Saint Denis’

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
junio 22 de 2015
2015-06-22 02:25 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

A mi colega Álvaro Moreno Rivas.

San Dionisio, patrón de París, fue decapitado por orden del emperador romano Domiciano cuando era llevado a la colina de Montmartre. La tradición cuenta que el Santo recogió su cabeza, la mantuvo en sus manos, la lavó y prosiguió su ruta.

El filósofo francés Michel Serres, lo compara con la generación informática, pues así como el Santo tenía su cabeza fuera del cuerpo, los jóvenes que usan smartphones y tabletas, han sacado el conocimiento del espacio óseo y neuronal, hacia una ‘caja cognitiva objetivada’, externalizando la comunicación con mensajes instantáneos que digitan velozmente con los dedos pulgares, no utilizados por anteriores generaciones. De ahí el nombre de ‘generación pulgarcita’, en femenino, para destacar la emergencia de las mujeres.

Como el conocimiento está disponible, no es necesario memorizar ni guardar información en la cabeza, reemplazando la difusión del saber y el proceso inventivo para pasar de lo cognitivo de los significados a lo abstracto de la asociación conceptual. El aula se tornará en campo de batalla, pues mientras el docente expone, el estudiante puede cotejarlo en la red, reemplazando el silencio obediente de la postración del estudiante hacia un bullicioso clamor de libertad, en medio de la diversión.

Las facilidades para transmitir información entrelazando actividades cotidianas, constituyen una revolución similar al Renacimiento, que puso fin a la Edad Media, rompe con la tradición victoriana, y tiene el alcance de la Revolución Industrial, en lo económico, y de la Revolución Francesa, en lo político. Está basada en nuevas competencias y habilidades que desarrollan los jóvenes en un proceso de independencia y descentralización informativa. Serres concluye que nos aproximamos a un mundo en el que la palabra y la voz se harán sentir, y herramientas tradicionalmente importantes como la escritura y la imprenta quedarán rezagadas, por el fin de la era del ‘saber’ y el desarrollo de la inteligencia inventiva, con empoderamiento individual.

A decir verdad, las generaciones globalizadas exigen respeto a la libertad y a la diferencia, al tiempo que censuran la corrupción y el autoritarismo, y son sensibles con los temas del ambiente y la equidad. Pero pareciera que el acceso a la información y el flujo instantáneo de la comunicación no se corresponden con un desarrollo argumental coherente ni con la capacidad de expresarlo con claridad.

Nuestros alumnos buscan con celeridad la información, cuestionan francamente a sus mayores y modifican los patrones morales y culturales, logrando grandes innovaciones tecnológicas y sociales. Pero no estoy tan seguro de que el acceso a la información esté acompañado del juicio crítico acerca de la misma, ni del análisis y la argumentación.

Y, sobre todo, se está produciendo un deterioro severo en la calidad de la comunicación verbal y escrita.

Beethoven Herrera Valencia

Profesor, U. Nacional y Externado

En colaboración con Santiago Espinoza

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado