Beethoven Herrera Valencia

Santanderismo decadente

Beethoven Herrera Valencia
Opinión
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 05 de 2015
2015-01-05 12:00 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

“Colombianos, las armas os han dado la independencia, las leyes os darán la libertad”. Santander.

La Corte Constitucional emitió el Autoaclaratorio 377 del 2014, en el que reconoce errores de transcripción en la Sentencia C-313 del 2014 que evalúo la constitucionalidad de la Ley Estatutaria de Salud, y como el texto avalado por la Corte es ligeramente diferente al que fue aprobado por el Congreso, el Legislativo deberá hacer el ajuste correspondiente.

Por otra parte, la Ley General Forestal del 2006 fue declarada inexequible por la Corte Constitucional por no haber realizado la consulta con las comunidades interesadas, como lo ordena el Artículo 330 de la Constitución Política que incorporó el Convenio 169 de la OIT al ordenamiento jurídico del país. Y el Código Minero del 2012 fue declarado inexequible por la misma razón.

Mediante Sentencia C-258 del 2014, la Corte Constitucional declaró inexequible la Ley 168 del 2013 que ratificaba la adhesión de Colombia a la Alianza del Pacífico, pues “la mencionada Ley 168 adolecía de un grave error material, dado que en la versión publicada en la Gaceta Oficial faltaba la última página que incluía los Artículos 16 y 17, y las firmas de los cuatro presidentes” (Herrera, Portafolio mayo 25 de l2014).

El Gobierno Nacional, apoyado en el Artículo 330 de la Constitución, que permite la aplicación provisional de tratados internacionales, y el Artículo 224, que permite aplicar provisionalmente los acuerdos suscritos en materia económica y comercial en el ámbito de una organización internacional, promulgó el Decreto 1523 de agosto del 2014, que puso en vigencia el Tratado de Asociación de Colombia con la Unión Europea (ibid), pero la Corte Constitucional lo declaró inexequible, pues dicho tratado no fue negociado en el marco de la OMC.

Similar decisión tomó la Corte cuando se decretó la emergencia social y bajo su amparo se promulgó una reforma a la salud, pues la Corte conceptúo que las fallas en el sistema de salud no constituían un hecho “sobreviniente”, sino el resultado acumulado de fallas de largo plazo.

Un suceso emblemático de los errores y abusos que se cometen en el procesamiento de las leyes ocurrió con la reforma a la justicia del 2013, puesto que los parlamentarios que hicieron la conciliación de los textos introdujeron elementos de beneficio personal tan abusivos que el poder Ejecutivo debió hundir la mencionada reforma, y esos parlamentarios fueron sometidos a investigación.

No resulta serio que en el Legislativo se tramiten normas que no respetan el proceso establecido, que el Ejecutivo argumente supuestos que no son pertinentes como fundamento para sus decisiones, y es más preocupante que la misma Corte Constitucional cometa errores de transcripción que aplazan la entrada en vigencia de una norma sometida a su control.

Beethoven Herrera Valencia

Profesor, U. Nacional y Externado


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado