Reforestación, a toda máquina | Opinión | Portafolio
Camilo Aldana Vargas

Reforestación, a toda máquina

Camilo Aldana Vargas
POR:
Camilo Aldana Vargas
octubre 20 de 2011
2011-10-20 03:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c5f8363e185.png

 

Las causas de la ola invernal que ha azotado al país en los últimos dos años se asocian al cambio climático, pero sus consecuencias desastrosas obedecen a otras causas, entre las que se destaca la deforestación, que ocasiona la denominada aceleración del ciclo del agua, generando inundaciones y deslizamientos de tierra.

Para atacar dicha causa, los ministerios de Ambiente y Agricultura diseñaron sendos programas de reforestación protectora y comercial, por 90.000 y 246.000 hectáreas, respectivamente, durante el periodo 2011-2014.

Aunque la reforestación comercial no ataca directamente el problema de destrucción de ecosistemas claves para la regulación del agua, sí contiene la presión destructiva sobre los bosques naturales, al constituirse en alternativa para el suministro de madera que hoy proviene mayoritariamente de aquellos.

Además, las plantaciones son más eficientes para producir madera: una hectárea de plantación cosechada equivale a 20 hectáreas de bosque aprovechado.

El programa del Ministerio de Agricultura es ambicioso, pues significa reforestar, en 4 años, el 70% de lo hecho en toda la historia del país, para llegar en el 2014 a 600.000 hectáreas reforestadas, con propósitos comerciales.

El desarrollo de plantaciones forestales comerciales ha sido ínfimo, debido principalmente a que el amplio subsidio ideado para impulsarlo, el CIF, no ha contado con presupuesto necesario para atender su demanda.

El documento del Plan de Acción Forestal para Colombia expresa el compromiso del Ministerio de Agricultura de gestionar los recursos para el CIF, y dispone realizar estudios y acciones para mejorar su eficiencia y efectividad.

Lo más básico para que un proyecto de reforestación comercial se cumpla estaría garantizado.

Además, el plan aborda las implicaciones y acciones complementarias, indispensables para que pueda cumplirse exitosamente, entre ellas dos novedades institucionales de gran interés: la Dirección Forestal Nacional, para liderar la política del Estado en reforestación comercial, y la Ventanilla Única Forestal, sistema de coordinación interinstitucional para orientar y gestionar trámites relacionados con la actividad.

Este plan pone al sector forestal productivo en un nuevo ritmo de desarrollo, muy superior al histórico y en consonancia con las grandes posibilidades que le brinda la amplia oferta ambiental del territorio colombiano.

Esto constituye un inmenso desafío, pues las nuevas dimensiones exigen del aparato institucional un cambio de mentalidad, el abandono de viejos vicios burocráticos, la simplificación de trámites, agilidad y eficiencia en las operaciones. También se requiere una gestión empresarial de alto nivel y amplio espectro para atender la demanda creciente de financiamiento, procurar disponibilidad suficiente de material vegetal de alta calidad para las siembras, nuevos mercados, desarrollo tecnológico, etc.

Paradójicamente, la ola invernal que tantos perjuicios ha traído a nuestra sociedad está induciendo algo en lo que han fracasado anteriores gobiernos y planes: un desarrollo forestal comercial acorde con nuestro inmenso potencial natural.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado