Camilo Herrera Mora

Pasó un trimestre difícil

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
abril 11 de 2016
2016-04-11 11:30 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El gasto de los hogares se desaceleró menos de lo esperado. Se sabía que sería un trimestre difícil porque la inflación y el fenómeno climático de ‘El Niño’ frenarían el gasto.

Adicionalmente, el año pasado la Semana Santa fue en abril, por eso, al comparar con el festivo en marzo, se sabía que los datos no serían buenos, pues se causan más o menos dos días hábiles menos en el trimestre, lo que reduce la dinámica de gasto, cercano al 3 por ciento, en el que esperábamos un dato entre 1,5 y 2 por ciento.

El gasto de los hogares creció 2,4 por ciento, en términos reales, con respeto a igual periodo del 2015, después de haber crecido al 4,3 por ciento en el primer lapso del 2015, y frenando ante un crecimiento anual de 4,3 por ciento en el último trimestre del 2015. Esta menor dinámica del gasto de los hogares se explica por el calendario, la inflación, la devaluación y, sobre todo, la emocionalidad de los hogares frente el tema político y la menor compra de carros.

Cuando salgan los datos de comercio del Dane de febrero estos serán positivos, pero los de marzo no, por el efecto calendario, mientras la confianza del consumidor seguirá negativa, no solo por la devaluación, sino por la inflación, que está haciendo presión en los hogares. La gran pregunta es: ¿qué puede pasar ahora? Abril será un mes positivo, y si la inflación comienza a ceder puede que mayo tenga un mejor comportamiento, que se verá reforzado por la mayor capacidad de compra que podría tener la prima de mitad año. Es decir, que si la inflación comienza a ceder, el segundo trimestre tendrá un mejor comportamiento que el primero, pese al mal clima político en que estamos.

El tema de inflación depende de ‘El Niño y de lo que el Banco de la República pueda hacer para contenerla, pero el asunto político cada vez pesa más en el ánimo de los hogares, que están en zozobra por proceso de paz y la reforma tributaria, mientras ven escándalos continuos en el Gobierno Nacional, los cuales llevarán al presidente a su popularidad más baja.

Es fundamental que el gobierno genere confianza en el mercado interno, pues el empleo va bien, y si la inflación baja, las cosas pueden mejorar en el segundo semestre; los hogares tendrán la capacidad de compra para dinamizar las cosas, pero esto ocurrirá si se sienten optimistas sobre el mediano plazo del país.

Se puede decir que ya pasamos el trimestre más difícil, pero como el tema del acuerdo de paz se alargó, tendrá efectos profundos en el comportamiento de gasto de bienes durables en los hogares, como en el caso de la industria automotriz, y claramente dependemos de la dinámica de inflación, que está fuertemente vinculada al aumento de servicios públicos, y no a las frutas como se ha mencionado recientemente.

El gobierno tiene cómo manejar la situación, pero debe tomar decisiones de fondo, como reducir la tarifa de la energía eléctrica a los hogares, que crece al 5 por ciento anual, con un ahorro del mismo monto, causando que los hogares que se están esforzando por colaborar sientan, de manera real, un alivio en su canasta de pagos mensuales. Si los hogares se esfuerzan, es momento que el gobierno compense eso y equilibre la balanza.

Camilo Herrera M.
Presidente de Raddar
camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado