Camilo Herrera Mora

Cae el salario mínimo

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
septiembre 08 de 2015
2015-09-08 03:44 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Por primera vez en 80 meses, el salario mínimo legal, en términos reales, cae. En enero del 2009 era de 257.795 pesos, y de diciembre de 1998 a hoy es de 273.609, con un crecimiento de 6,1%; si se compara con agosto del 2014, la caída es de -0,1%.

Esto tiene muchas implicaciones. Por el lado monetario, el Emisor se verá presionado a subir las tasas para contener la inflación, que llegó a 4,7% en agosto del 2015, para tener por lo menos 0,7% puntos y conseguir una tasa de interés positiva. Por el lado político, las noticias no son buenas. Esto se explica por la sensación negativa de los colombianos sobre la economía, según la encuesta publicada por Invamer la semana pasada, en su Gallup-Poll.

Pero el gran dilema está en los hogares, que siguen incrementando su gasto, debido a que hay 2,5% más de personas ocupadas, así como un crecimiento de las remesas en pesos cercanas al 70%, dándoles más capacidad de compra.

Algunos analistas podrían decir que este crecimiento del ingreso y del gasto de los hogares –cercano al 6%– es un factor creador de inflación y por eso es prudente subir las tasas, como un mensaje al mercado, logrando un menor impacto en el sector real por la presencia de tasas reales negativas.

Como bien lo afirmaba en días pasados en su editorial, el director de Portafolio, Ricardo Ávila, la gente siente que la economía va mal, pero ellos van bien. Situación que se suma al análisis de Bancolombia, en el cual se ve la fuerte correlación entre el precio del petróleo, el tipo de cambio y la confianza de los hogares reflejada en la encuesta de Fedesarrollo, y que fortalece la idea de que las personas están recibiendo información negativa sobre el mercado, pero en su bolsillo no lo notan tanto. Esto, pese a la inflación, que viene creciendo de manera importante en categorías de producción local, en particular las hortalizas y cereales, que se suman a los arriendos, y estos tres grupos han causado el 34% de la inflación, mientras que en el 2014 solo ocasionaron el 22%.

Ello demuestra que la inflación no está siendo generada de manera directa por la devaluación, a menos que las hortalizas y el arroz sean importados, o que los insumos para su producción se hayan transmitido de manera rápida hacía el precio final. Si no se corrige esta situación, y a final de año la inflación es cercana a 5%, se indexa para el próximo periodo, de manera complicada.

Este freno de la capacidad de compra del salario llega en uno de los peores momentos para el Gobierno Nacional. La crisis en la frontera, las elecciones de octubre y el fenómeno del Niño se suman a este panorama, complicando la imagen del Gobierno, que no alcanza a ser solventado con las noticias incompletas de La Habana.

Lo anterior da la partida al debate para el aumento del salario mínimo al final de año, en el cual la industria se encontrará en un momento muy complejo, pero menos complicado que el del Gobierno, que sabe que sus ingresos se verán fuertemente afectados en el 2016 por el tema petrolero.

Todo esto deja una pregunta en el ambiente: ¿si el Banco de la República sube las tasas, frena la inflación o detiene aún más la percepción de los hogares sobre la economía?

Camilo Herrera

Presidente de Raddar
camiloherreraraddar@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado