Camilo Herrera Mora
columnista

Los salarios no crecieron 7 por ciento

El salario mínimo creció 7 por ciento, pero hasta donde sabemos, el ingreso de las personas ocupadas solo llegó a cerca de 4 por ciento.

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
julio 17 de 2017
2017-07-17 08:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El salario mínimo creció 7%, pero hasta donde sabemos, el ingreso de las personas ocupadas solo lo hizo en cerca de 4%. El empleo es uno de los indicadores más claros de la economía, porque si se están creando puestos de trabajo, significa que la actividad productiva está demandando mano de obra, y esos ingresos aumentarán la demanda.

Desafortunadamente, estamos creando pocos empleos y el aumento de los salarios, honorarios y jornales está por debajo de la inflación en el primer semestre; eso es una de las causas del freno de la demanda, pues el valor del mercado de gasto de los hogares crece por debajo de lo esperado para muchos porque caemos en el error de pensar que cuando el salario mínimo aumenta, todos los ingresos de mano de obra tienen la misma tendencia. Además, mucho de los ocupados están en el sector de ventas y tienen ingresos variables según sus metas y logros, los cuales al estar bajos no colaboran con que los ingresos adicionales aumenten el tamaño de la demanda.

Así, el mercado está en un punto donde su crecimiento se da en función del aumento de empleos, lo cuales no crecen rápido en las ciudades porque la demanda está relativamente frenada, pues no se ha dado la entrada de las inversiones de los gastos públicos locales, particularmente en Bogotá.

Históricamente, el gasto de los hogares es cerca del 106% del ingreso, porque algunas compras se hacen a crédito como la vivienda, los vehículos, electrodomésticos e incluso ropa, por ello la dinámica del mercado, no solo es explicada por los ingresos de las personas, sino por su anticipación de gasto. Ante esto, la expansión de demanda debe venir del crédito y los bancos aún no han transmitido la caída de las tasas completamente, lo cual es normal, porque siempre requieren varios meses para hacerlo; mientras tanto, lo que el mercado registra es un aumento en las colocaciones, que se explica, en buena medida por compras de cartera y no por créditos nuevos. Situación que no es mala, porque hará que el servicio de deuda de los hogares se reduzca y liberará capacidad de compra.

La economía depende fuertemente del gasto de los hogares y este del empleo que tengan las cabezas del hogar. El mercado ya frenó la inflación y el Banco de la República bajó tasas. Ahora, los bancos deben ser eficientes para colocar, sobre todo con las tarjetas crédito, que son la primera línea de endeudamiento sencillo de los hogares. Esto ayuda a categorías como vestuario, restaurantes y turismo, que son grandes generadores de empleo.

Lo que le falta al mercado es una señal clara para recuperar la confianza del consumidor, afectada por temas políticos que no permiten que se dé una mejor confianza en el mercado, pese a que, incluso, la bolsa está teniendo comportamientos positivos, lo que permite ver que los inversionistas creen que la tormenta se está calmando. Ya hay un viento de cola bueno, con el freno de la inflación y la baja de tasas, ahora necesitamos una mejor dinámica de creación de empleo para mover el mercado, lo cual solo ocurrirá con mayor gasto de los hogares.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado