Camilo Herrera Mora

El costo oculto del conflicto, hoy

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
abril 28 de 2015
2015-04-28 03:11 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

¿Cuánto cuesta el conflicto armado colombiano?, es una pregunta muy relevante de nuestra economía, más aún si se vinculan grupos subversivos, paramilitares, Bacrim y todas las formas de narcotráfico. Muchos investigadores han avanzado en estimar los costos militares, las voladuras de oleoductos e incluso la pérdida de vidas, buscando una posible estimación de los valores directos, pero cabe considerar que los costos indirectos pueden ser mayores.

Uno de estos esfuerzos de investigación lo ha liderado la Corporación Bienestar, con el apoyo de Raddar y el Cesa, con el fin de conocer cuánto puede costar el posconflicto, bajo la meta de cuantificar el valor presente de este proceso que el país deberá financiar, y saber cómo esto afectará las finanzas de las empresas y los hogares.

Entre los hallazgos del estudio se evidencia que es posible que la economía hubiera crecido cerca de 1% más cada año, desde 1959 (un año después de fundadas las Farc), y que por lo tanto hoy fuera cerca de 4% más grande, lo que no sucedió, debido a los costos de oportunidad del conflicto. Estos costos hacen referencia a lo que se hubiese podido producir, al generar ingresos con una mayor eficiencia del gasto público, la producción agraria y agroindustrial, la generación de valor de más de 200.000 personas muertas en edad productiva, la generación de infraestructura y mayor inversión nacional y extranjera, debido a un mejor entorno de producción, entre otras variables.

Esto deja ver que cada vez que el conflicto ha estado presente, no solo ha destruido capital, sino causado un efecto perverso de no crecimiento por el entorno que crea, y hoy está pasando esto nuevamente.

Colombia está sintiendo los cambios del entorno de la economía mundial, sobre todo por la devaluación causada por la caída del precio del petróleo, que ha traído un efecto emocional en la demanda interna, que está quieta esperando ver qué pasa con los precios de los bienes importados, y esto ha causado una contención de compra, que tiene al comercio afectado.

A esto se han sumado los últimos acontecimientos del proceso de paz y, en particular, la masacre de 11 militares en el Cauca, que generaron una enorme indignación y dolor en buena parte de la población colombiana. Lo anterior hace que las personas sientan que las cosas en el país van mal, y hace que los hogares y las empresas demoren sus decisiones de inversión, frenando la economía y causando una pérdida de cerca 0,5 por ciento de crecimiento del PIB, que puede que se recupere años después, pero demorando el crecimiento y trayendo pérdidas en el corto plazo en muchas industrias.

Esto lleva a comprender que cada hecho de la negociación en La Habana y los ataques guerrilleros y militares afecten la economía; por ello, cada declaración del Gobierno, titular de prensa, opinión de la oposición y sus posteriores efectos en redes sociales, puede frenar o dinamizar la economía, y por esto se debe ser muy responsable con las acciones, reacciones, titulares y declaraciones en una situación como la ocurrida la semana pasada, porque hacer que la gente no compre hoy, esperando a que algo pase, tiene costos enormes en la economía, el empleo y la calidad de vida de las personas.

Este costo oculto del conflicto es mucho peor que el atentado mismo.

Camilo Herrera M.

Presidente Raddar

camiloherreraraddar@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado