Camilo Herrera Mora
columnista

¿Y si dejamos el IVA en 6 % general?

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
mayo 02 de 2016
2016-05-02 07:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El IVA en Colombia no es del 16 por ciento. Hoy, los hogares pagan un impuesto promedio de 5,6 por ciento, –cerca de 26 billones de pesos, de los cuales, desafortunadamente, no todo llega al fisco nacional. Existen productos exentos de IVA, con tasas del 0; 5; 10, y 16 por ciento que generan enorme dispersión e incomprensión; algunos creen que el IVA es del 16 por ciento, lo que lleva a que, muchas veces, les hayan cobrado de más, causando un desfalco a todos los colombianos.

En ingresos bajos, las personas tienen una tasa media del 4,2 por ciento, destinando 4 por ciento de gasto mensual a pagar IVA; los de salarios medios tienen una tasa de 5,15 por ciento, lo que significa 4,9 por ciento de su gasto, y quienes tienen ingresos altos pagan una tasa de 10 por ciento y destinan 9,1 por ciento para IVA. Así, el 21 por ciento de este recaudo se causa en ingresos bajos; el 55 por ciento, en medios, y 34 por ciento en altos, lo que demuestra que la actual estructura es progresiva, pero inequitativa porque origina un ‘subsidio tributario’ para los que tienen más ingresos.

Este subsidio tributario se refiere a que los productos que no tienen IVA, no solo protegen a los de ingresos bajos, sino que subsidian a los de ingresos medios. Por esto se ha planteado dejar un IVA universal en el país, aprovechando la reducción de la pobreza y el aumento del ingreso de los hogares, permitiendo mayor recaudo tributario y reducción de la evasión del impuesto.

Con una tasa universal de 5 por ciento tenemos el mismo recaudo. La menor tasa genera un mayor gasto en otras categorías en ingresos altos, dinamizando el mercado, pero causa un mayor pago de impuestos en las personas de ingresos bajos, lo cual trae problemas de pago en sus necesidades básicas, pues pierden 1 por ciento de su gasto en el impuesto. Por esto, se debe crear un modelo de devolución de ese punto porcentual por medio de esquemas subsidiarios directos en salud, educación y servicios públicos, que compensen ese mayor pago.

Lograr que todos paguemos la misma tasa, dejando la progresividad a las dinámicas de gasto y compensando con subsidios directos, permite que bienes suntuarios como televisores, ropa y carros sean más baratos para la población de ingresos bajos, hace que las personas de ingresos medios y altos paguen IVA por bienes básicos, y compensaría ese mayor valor de los productos frecuentes por menor valor en bienes de lujo.

Así, se puede pensar en hacer una tasa general del 6 por ciento, aumentando el recaudo, simplificándolo y reduciendo los problemas de subsidios a los ricos, generando un esquema de ayuda directa en ingresos bajos, y dejando claro que en el incremento de salarios del 2017 se incluye un alza de 1 por ciento adicional para equilibar el modelo, con lo que se eleva la norma a carácter constitucional y se evita así que sea vulnerable a cambios en el corto plazo.

El IVA a productos básicos no cae bien, pero nadie ha dicho que al no tenerlo, estamos subsidiando a los ricos. Un esquema como este reduce los problemas, simplifica el sistema y beneficia a las personas de menores ingresos en el país. Vale la pena pensar en ideas como estas.

Camilo Herrera M.
Presidente de Raddar
camiloherreraraddar@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado