Camilo Herrera Mora
columnista

¿Harán memes de Dawkins?

Este británico, ha dedicado su vida a comprender la evolución del hombre, siguiendo el camino de Darwin.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
diciembre 04 de 2017
2017-12-04 08:57 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Ateo es la forma en que muchos lo reconocen. Está en Colombia una de las mentes vivas más brillantes de la humanidad, y hemos dejado que el tema se centre en discusiones sobre la ciencia contra la divinidad, pese a todo lo que podemos aprender.

Richard Darkins, terminó encabezando la lucha contra la idea de Dios, porque según él, es un concepto falso, que se explica fácilmente: “ya nadie cree en Zeus; todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos, simplemente, vamos un dios más allá”.

Este británico, ha dedicado su vida a comprender la evolución del hombre, siguiendo el camino de Darwin, quién le dejó al mundo una de las conclusiones más importantes: “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente. Es aquel que es más adaptable al cambio”.

Escribió sobre esto El gen egoísta (1972), El espejismo de Dios (2006) y Evolución (2009), entre otros textos; el segundo es el centro de su fama presente, el tercero, es reconocido por muchos como el segundo tomo de La evolución de las especies, y se dice que fue alentada por su amigo Carl Sagan; pero el primero, casi desconocido, puede ser la más poderosa de sus obras.

The selfish gen es la descripción de cómo las ideas se propagan en las sociedades; comenzando en la mente o en el comportamiento de una persona, contagiándose a gran velocidad en una comunidad, por el placer que genera o por su utilidad. También deja ver cómo esas ideas pasan de generación en generación, como una predisposición a ser aprendidas a mayor velocidad cada vez, permitiendo que el hijo del músico, sea músico fácilmente.

Este proceso de contagio de ideas lo mostró como gen del pensamiento y de la cultura, pero particularmente de la memoria, ya que si era lo suficientemente importante, sobreviviría en la mente de las personas, desplazando otras ideas o memorias, pues su naturaleza egoísta, lo hacía primar. Con esto definió la moral, la cultura, la historia e incluso el futuro.

Esto lo llamó “meme” (originalmente mem), para mostrarlo como un ‘gen’ de la memoria, que puede ser como un virus que contagia y una predisposición que se hereda; jamás pensó que sus ‘memes’ terminaran siendo imágenes burlonas o irónicas de las redes sociales, pero su dinámica muestra el poder de su réplica y su corta vida.

Este texto lo descubrí al comenzar mis estudios culturales y de comportamiento humano, y a la par de El cerebro de broca, de Sagan, o La importancia de vivir, de Yutang, son escritos olvidados. En ese entonces, conté con la grata fortuna de escribirme con Dawkins por unos años, sobre estos temas.

Si tuviera la oportunidad de estar con él, le haría preguntas diferentes: ¿hacia dónde va la evolución del hombre?, ¿cómo afectarán nuestra percepción y creencias la redes sociales?, ¿cómo debemos convivir con la inteligencia artificial?, ¿cómo afectará a nuestra sociedad el nuevo rol de la mujeres en ella?, ¿es la competencia y la democracia, la mejor adaptación que podemos hacer para tomar decisiones colectivas?

Está en el país una de las mentes vivas más brillantes, y solo le preguntamos si Dios existe, y sarcásticamente se harán ‘memes’ sobre eso.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado