Camilo Herrera Mora

No más IVA

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
julio 02 de 2014
2014-07-02 03:01 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El IVA es una gran fuente de recaudo de impuestos, ya que está mayormente a cargo del comercio y recae sobre los compradores; ya demostré en una columna anterior cómo el comercio no formal –sobre todo el canal tradicional y la tienda de barrio– posiblemente comete una elusión de este impuesto por el orden de 2 billones de pesos al año, lo que deja ver la enorme necesidad de su formalización y su aporte a las arcas nacionales.

Sin lugar a dudas, es más rentable para la sociedad que el Gobierno Nacional tenga el recaudo de ese dinero: si el comercio –aquel que no cumple con pagar sus impuestos– aumenta sus ganancias, claramente esto causa una mayor concentración del ingreso, y si el hogar obtiene el beneficio de un menor precio, el ingreso permanece igual y no se da ningún fenómeno de redistribución.

Ya ha surgido el debate sobre la necesidad de subir el IVA con el fin de aumentar el recaudo tributario, y más allá de opciones como la tributación a dividendos, el gravamen a transacciones financieras o incluso el impuesto al patrimonio, es claro que el IVA es un gravamen que le pega muy duro a la clase media y, por ende, a la capacidad de compra con más impacto en la economía.

¿De dónde surge la propuesta? De la evidencia del mercado: ante un mayor ingreso de los hogares, las compras más dinámicas son los bienes durables, semidurables y servicios, que mayormente están por fuera de la canasta familiar y que son lo que las personas siempre han querido tener y no han podido, porque debían comprar lo de primera necesidad. Por ello, es claro que subir el IVA a estos bienes ‘suntuarios’, mejoraría el recaudo, pero también haría que esos mercados perdieran dinámica.

Revisando las cifras de recaudo de IVA, se evidencia que los bienes ‘suntuarios’ han bajado de precio en los últimos años por dos fenómenos claros: la revaluación y las promociones, en las que se mostró que el comercio formal está dispuesto a ganar menos para vender más y que esto le es posible, y el comprador está dispuesto a comprar más si los precios son menores o están en promoción, lo que causa un mercado mucho más dinámico, pero con menos impuestos y menor redistribución.

¿Es posible pensar que un producto que vale 100.000 pesos, más IVA, pueda tener un descuento del 20 por ciento, pero mantenga el valor de IVA de su base original? La respuesta no solo es positiva, sino realista y equitativa para todas las partes. En el 2013, los hogares pagaron 21,2 billones en IVA –que es el 4,9 por ciento de sus compras– y se estima que ahorraron 23,2 billones por un descuento promedio de 5,4 por ciento, lo que significa que se pudo haber recaudado 1,14 billones más por las promociones, causando solo 0,26 por ciento de mayor gasto en los hogares.

Así, es posible matar dos pájaros de un solo tiro: desmotivar el uso de las promociones en el comercio y aumentar el recaudo tributario, logrando reducir precios y bajar los márgenes, causando un efecto de menor concentración y logrando un mayor recaudo para redistribuir.

Sé que, de entrada, suena herético para la industria y el comercio, pero si lo piensan bien, es mucho mejor este punto medio que un mayor IVA para todos.

Camilo Herrera Mora

Presidente de Raddar

camiloherreraraddar@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado