Camilo Herrera Mora

¿A qué están jugando los políticos?

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
septiembre 25 de 2013
2013-09-25 03:57 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Álvaro Uribe Vélez se lanza con una lista de figuras de opinión; Vargas Lleras dice, desde la Fundación Buen Gobierno, que el plan es la reelección; el Partido Conservador informa que en diciembre dirá en qué lado estará; progresistas y verdes se unen, pese a sus enormes diferencias; el Polo se queda observando sin más gasolina que salir en programas de opinión radial, y el Partido Liberal oye cómo el Presidente es liberal de corazón.

La política colombiana está desdibujada, el elector ha perdido su identidad política y no habrá un referente claro para votar. Liberales, conservadores o de izquierda no tienen una propuesta clara a la cual adherirse, mientras que los seguidores de personalismos como Uribe y Santos ven cómo se desdibujan estas figuras públicas con acciones incomprensibles.

Marzo será fundamental porque demostrará que el país politiquero está vivo, y que el voto de opinión no alcanza. Veremos cómo los mismos grupos políticos siguen el poder, porque los partidos no pudieron hacer una propuesta clara y poner candidatos para lo que el país necesita, sino a los mismos de siempre. Parece que algunos políticos son como máquinas de escribir, insisten en la tradición, pero no se dieron cuenta de que el mundo ya no las necesita.

La política en Colombia debe virar rápidamente para ver las necesidades políticas del electorado. Los candidatos se preguntan qué necesitan sus electores, desde la medición de los problemas, lo cual es un absurdo estratégico.

Está demostrada la utilidad del marketing en la política, y las nuevas formas de ver las necesidades del público objetivo y no las de la oferta. Hay problemas como empleo, seguridad y servicios sociales, pero la gente no vota para que se los arreglen, sino que busca a alguien para identificarse y al que le pueda delegar la creación de oportunidades desde su percepción de lo justo y correcto. Por eso, cuando la izquierda afirma que “hay que ayudar al pueblo, que todo es caro y que algunos abusan del poder”, hay una premisa con la que muchos se identifican, porque buscan una vida en la cual les solucionen las cosas.

Es momento de que los políticos piensen las elecciones como un entorno estratégico de marketing; no dónde capturar votos, sino causar vínculos de largo plazo con promesas de valor, sin discursos de oposición y crítica sin propuestas porque esto genera electores mediocres, que toman decisiones coyunturales y se quejan cuatro años por haber votado así.

La política colombiana necesita marketing puro, porque toda propuesta debe satisfacer la necesidad de su votante, que no es sus problemas diarios, sino un entorno en el que se sienta representado, identificado, y apoye las ideas para buscar un mejor país, y eso lo hacen los partidos por medio de sus candidatos, como marcas y productos. Es simple: los resultados de la oferta son la consecuencia de la satisfacción del consumidor, y para esto hay que entenderlo y vincularlo con una promesa de valor clara y contundente que le permita sentirse parte de la solución.

Sin embargo, hoy, los políticos buscan votos por medio de falsas promesas para mantener su poder, y después se preguntan por qué la gente no los quiere. Es momento de repensar las estrategias electorales en Colombia, porque el país cambió, y esto les va a costar mucho.

Camilo Herrera M.

Presidente de Raddar

camiloherrera@raddar.net               

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado