Camilo Herrera Mora

Mejores impuestos

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
noviembre 25 de 2014
2014-11-25 04:09 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Aprovechando que estamos debatiendo una reforma tributaria, me atrevo a hacer un comentario a nombre de muchas empresas de consultoría, investigación y conocimiento en Colombia (sin ningún tipo de vocería para hacerlo y a sabiendas de que más de uno estará en contra de mi posición), porque el sistema tributario colombiano nos posibilita tener márgenes de rentabilidad grandes, aumentando nuestros resultados, obviamente castigando a nuestros clientes y, por ende, a los consumidores finales.

¿Cómo ocurre este fenómeno? Parte de dos errores simples de la administración tributaria. El primero es creer que los insumos de trabajo de nuestras compañías provienen mayormente de la mano de obra calificada y no de la compra de información, conocimiento y aprovechamiento de los sistemas de bases de datos propias o de un tercero. El segundo es asumir que tenemos un margen bruto cercano al 30 por ciento y por eso nos hacen una retención en la fuente del 11 por ciento sobre toda factura que emitimos, causando que el precio los servicios esté atado a aplicar un impuesto de renta sobre el 30 por ciento del costo.

Esto tiene dos situaciones: la primera y más común es manejar márgenes del 30 por ciento en los servicios que prestamos, reduciendo inevitablemente la capacidad de compra de servicios de nuestros clientes, ya que les cobramos mucho más de lo que deberíamos; la segunda, y por la que optamos pocos, es asumir márgenes menores y esperar las devoluciones de la Dian más de 18 meses después de causado el ingreso, financiando aún más al Estado y contrayendo el capital de trabajo.

Ambas situaciones causan que al final muchas de estas empresas tengan cuentas por cobrar a la Dian, que afectan el flujo de caja y muchos las dan por pérdidas porque no existen los recursos para hacer los engorrosos trámites, causando en el Tesoro Nacional unas cuentas por pagar crecientes.

Así, el argumento de tratar a las compañías de consultoría, investigación y conocimiento como si fueran personas naturales que hacen usufructo de su conocimiento, genera serias asimetrías en el mercado que reducen la inversión en investigación en el país.

Hoy, una base de datos y conocimiento de consumo en Colombia, que vende Raddar, vale 10’000.000 de pesos más IVA, es decir, 11’600.000. De este valor, el sistema tributario asume que Raddar ganará 3,3 millones de pesos, y por eso le hace una retención del 11 por ciento, causando que a la empresa le quede una supuesta utilidad neta de 2,2 millones de pesos, y la Dian recibe 2,6 millones, lo cual no solo es completamente desbalanceado, sino que causa que el cliente deba pagar más por el producto. Si la retención fuese del 5 por ciento, el margen sería menor y la misma base podría ser vendida en 8,3 millones más IVA, es decir, en 9,6 millones de pesos, reduciendo la asimetría para el cliente, disminuyendo la utilidad a un nivel más lógico, pero contrayendo el recaudo tributario.

Lo curioso del fenómeno es que muchas de estas empresas no son ricas, sino que tienen enormes cuentas por cobrar a la Dian, las cuales, en ocasiones, logran cruzar con otros impuestos, y el que paga toda esta ineficiencia es el cliente que nos contrata. Simplemente es una retención que subsidia al Estado a costa del conocimiento estratégico necesario de las organizaciones.

Camilo Herrera Mora

Presidente Raddar

camiloherreraraddar@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado