Camilo Herrera Mora
columnista

Mijito, ¿por qué el Banco no bajó las tasas?

Con una economía a bajo ritmo, una inflación sin ganas de ceder, la temporada escolar y el comienzo del año es más fuerte de lo que comúnmente ocurre.

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
enero 30 de 2017
2017-01-30 07:32 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Es posible que una inflación de muchos productos este año sea del 9,8 por ciento. El cálculo es simple: un producto o servicio que tuviera un precio de 1.160 pesos en diciembre del 2016, en enero de 2017 puede llegar a de 1.273 pesos, debido a un incremento en su precio del 7 por ciento por la subida en los costos fijos como salarios y arriendos, y el aumento de 3 puntos porcentuales de IVA.

Esto ha llevado a que muchos analistas revisen al alza sus expectativas de inflación, que el Banco de la República deje sus tasas quietas y que muchas compradoras se estén quejando, más de lo esperado, del aumento de precios en enero.

A esto se debe sumar que para muchos compradores, el incremento del IVA significa que el precio de muchas cosas aumentó 19 por ciento, porque no comprenden claramente que estos productos ya tenían el impuesto del 16 por ciento, y esto da margen para una enorme especulación en el mercado.

El año comienza con una fuerte sensación de alza en los precios, especulación en el comercio informal y una sensación negativa en las bolsas de valores, que revisan sus estimaciones con mucho cuidado; la semana pasada esto se consolido, en el mantenimiento de la tasa por parte del Banco Central, afirmando que el freno de la economía era más grande de lo esperado y que por eso no era prudente mover las tasas, pese a que, con una inflación moderada y un PIB en freno, la mayoría de las teorías apuntan a la necesidad de bajarlas.

Seguramente, el Emisor ve un aumento en la inflación y sus expectativas, y por eso prefiere dejar la tasa quieta a ver cómo se comporta el primer trimestre en precios, ya que en este periodo, por lo general, se causa cerca del 70 por ciento de la inflación del año. No obstante, el mensaje no fue positivo para el mercado y mucho menos para los compradores, que oyen de la autoridad monetaria que las cosas van peor de lo esperado y que por eso el crédito sigue caro.

El alza de precios, la nueva tasa de IVA y el mensaje del Banco han hecho que el gasto de los hogares siga de capa caída, y que la percepción de la condición de la economía no sea buena para los colombianos, que siguen en una posición de comprar poco y ser más prudentes. Esto da pie para la consolidación de los productos y servicios más baratos del mercado, que agregan menos valor a la economía y demandan menos empleo. Lo que nos deja en un entorno muy retador.

Con una economía a bajo ritmo, una inflación sin ganas de ceder, y que nos podría sorprender con una tendencia al alza en enero, la temporada escolar y el comienzo del año es más fuerte de lo que comúnmente ocurre, y si a esto se suma el enrarecido entorno político de precampaña y los casos de corrupción descubiertos, las señales para los hogares son de prudencia, más aún, sin la baja de la tasa del Banco.

El 2017 comienza como se esperaba, e incluso más duro, dándole una fuerte ‘bienvenida’ a Juan José Echavarría, el nuevo gerente del Banco de la República, a quien le queda muy difícil explicarles a las mamás de Colombia por qué no bajó las tasas y les dio un alivio.

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar
camiloherreraraddar@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado