Camilo Herrera Mora

Es el momento de los hogares

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
mayo 26 de 2015
2015-05-26 04:36 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El panorama no es fácil ni inesperado. Desde el año pasado, sabíamos que el 2015 sería menos dinámico que el 2014, por ser un periodo electoral presidencial. A esto se sumó la devaluación en el segundo semestre del 2014, y la inflación, que viene en senda ascendente desde el 2013. Lo inesperado es que muchos estén diciendo que esto es sorpresivo.

Los bancos, tanques de pensamiento y analistas del mercado, dijeron desde al año pasado a los empresarios y al gobierno que sería así, pero hoy todos buscan culpables en el corto plazo, aunque sabían que este momento llegaría.

Quizá el Producto Interno Bruto crezca este año cerca del 3 por ciento, y eso significa crecer 1,5 por ciento menos que el potencial, lo que los medios y algunos agentes del mercado lo han visto como crecer mal, crecer poco o incluso dejar de crecer. No obstante, en el 2016 se evidenciará que en el 2015 crecimos por encima de muchos, y lo miraremos como un periodo positivo, pero no espectacular.

Aunque hoy lo contemplemos con temor, porque no nos preparamos para lo evidente.

Parece que la demanda interna pierde velocidad por factores que fueron predichos: más inflación, menos dinámica en el gasto público, más impuestos y el ciclo de gasto. Esto se ha profundizado por la caída en la confianza de los hogares, debido al proceso de paz, al gobierno, la inflación y la devaluación, elementos que han afectado emocionalmente a las familias, pero no en términos reales.

Es paradójico ver cómo los empresarios, los medios y las instituciones están preocupadas por una cosa que se sabía que pasaría, y que los hogares estén bajando su dinámica de gasto por percepciones y no por efectos reales en su capacidad de compra. Mientras los exportadores requieren más de 12 meses para insertarse nuevamente en el comercio mundial (debido a la falta de capacidades, mano de obra calificada y clientes definidos), otros empresarios saben que los productos importados que lleguen a un mayor costo para insumos o producto final, serán la mejor oportunidad en años, y por esto están contratando más trabajadores para suplir con la demanda interna, aumentando el tamaño del gasto de los hogares, contrarrestando, en buena medida, el freno de la capacidad de compra causado por la inflación.

Por esto, la demanda interna y, en particular, la de los hogares será más fuerte que muchas de las variables, ya que la inversión crecerá menos, el gasto público también y el comercio exterior será deficitario, dejando a los hogares nuevamente como el motor de nuestra economía.

Necesitamos que las personas confíen más en lo que pasa en el país. Si bien la Selección Colombia puede colaborar en junio animando a la gente, es fundamental encontrar un efecto más duradero, porque el proceso de paz (por su inestabilidad) y las elecciones en octubre afectarán el ambiente. Debemos apostar a mandar mensajes positivos a los hogares: esto lo de deben hacer las marcas y los medios, no el gobierno ni los gremios, de lo contrario se verá falso.

Las personas están dispuestas a gastar si sienten que las cosas están mejor y mejorarán, pero si lo único que ven en los medios son interpretaciones negativas del mercado, la economía se frenará, pues no es otra cosa que la suma de decisiones emocionales.

Es el momento de mostrar cómo el vaso puede estar medio lleno, gracias a todo lo que hemos hecho.

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar
camiloherreraraddar@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado