Camilo Herrera Mora

Nadie subió precios

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
febrero 17 de 2015
2015-02-17 02:55 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Para nadie es un secreto que la inflación del 2014 fue más alta de lo esperado, y puede decirse que parte de esto tiene que ver con el aumento del precio de la energía, los tubérculos e incluso los arriendos. Es evidente que el 2015 tendrá presiones inflacionarias importantes por la inflación causada y el aumento del valor de los importados. Pero es curioso que en enero pocos subieron los precios de manera importante.

Históricamente, en los tres primeros meses se causa cerca del 70 por ciento de la inflación del año, y en enero cerca del 40 por ciento, por esto se esperaba que la industria, los importadores y el comercio ajustarán precios este mes, aprovechando que el mercado está acostumbrado a las alzas.

Sin embargo, por alguna razón esto no ocurrió, pese a que era el mejor momento para hacerlo.

En alimentos se vieron importantes alzas anuales de precios, como la de la papa, que llegó al 65 por ciento, pero en bienes importados los cambios de precios no fueron lo esperado: los vehículos solo incrementaron precios 3,58 por ciento, las motos 1,77 por ciento, las neveras 0,7 por ciento, y los televisores bajaron su precio -4,58 por ciento, generando una inflación anual de 1,87 por ciento en los bienes durables, un número que demuestra que se dejó pasar la oportunidad de ajustar precios para el mercado en el 2015.

Incluso vestuario y calzado solo subieron 1,46 por ciento, lo cual es más inesperado, debido a la presencia del decreto de salvaguardia que aumentó la producción nacional y sus costos por el incremento de salarios.

Por el contrario, la industria de aviación subió precios de tiquetes 10,12 por ciento, porque no puede amortizar la devaluación con la caída del precio del crudo.

Esto se puede deber a diversos factores, como la presencia de inventario de productos, la necesidad de ventas de volumen en enero, que hayan generado descuentos, o bien que el precio medio de esas importaciones en pesos no haya subido tanto, o bien que se esté pensando en alzas amortizadas en varios meses. Por ello es posible que en febrero y marzo veamos algunas alzas adicionales. No obstante, los que toman las decisiones de fijación de precios dejaron pasar la oportunidad más grande que el mercado les ofrece, en un mes en el cual todos suben precios y el comprador lo comprende a regañadientes. Esto puede ser el error de marketing más grande de los últimos años.

Ahora, el comprador verá los cambios de precios y, si estos no son de categoría completa, comenzará a castigar fuertemente a aquellos que los aumenten por encima de los su competencia, lo que puede causar un nuevo entorno de competencia, en el que los descuentos visibles serían muy agresivos y los márgenes del comercio, la industria y los importadores se seguirán reduciendo, destruyendo la capacidad de generar valor y sostenibilidad en el mediano plazo.

Puede existir algo de temor sobre las expectativas de los compradores ante los cambios de precios, pero no subirlos significa asumir el costo de la devaluación y no transmitir eso a la demanda, dejando una ventana abierta para nuevas importaciones y para el subsidio de más categorías que vienen creciendo. Estaba todo dado para ajustar el mercado en el momento correcto y la oportunidad pasó de largo porque les dio miedo tomar las decisiones correctas, esto será muy costoso en poco tiempo.

Camilo Herrera M.
Presidente de Raddar
camiloherrera@raddar.net
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado