Camilo Herrera Mora

¿Podrá la industria?

Camilo Herrera Mora
Opinión
POR:
Camilo Herrera Mora
enero 06 de 2015
2015-01-06 02:19 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El problema de que se cumplan los deseos es que se acaban las excusas. En los últimos años, la industria nacional ha informado que su baja productividad y competitividad se debe, en gran medida, a la revaluación del peso, bien sea porque hace que exportar no sea competitivo o porque el comercio importa muchos productos. Pues bien, se le cumplió el deseo y el peso se devaluó cerca del 20 por ciento. ¿Y ahora qué?

Durante el tiempo en que el peso estuvo fuerte, la industria local vio llegar competencia de diversos lugares del mundo, desembocando en procesos muy importantes para el mercado. Se dio un avance en la educación de consumidores sobre la calidad de productos y comparación de ofertas de valor, con la desafortunada involución del comprador, que se maleducó a comprar en descuentos. Estas situaciones causaron que la industria reaccionar y aumentara su competitividad en productos, servicios y marcas, logrando demostrar que la producción nacional, que puede competir internacionalmente, también puede hacerlo en el entorno local. Un buen ejemplo de esto fue la industria de confecciones, en la cual algunos confeccionistas nacionales crecen más que las marcas importadas en volumen y valor.

Esto plantea una buena expectativa sobre lo que puede pasar en el 2015 con el mercado local, y lo aprendido en producto, valor y marca para exportar será lo que dirá si realmente esa industria que culpaba a la revaluación de su desaceleración tiene la capacidad de aprovechar un entorno mundial creciente, en particular, Estados Unidos.

Algunos se verán afectados por un mayor valor de los insumos importados, pero incluso puede ser una oportunidad para el mercado local de desarrollar nuevas ofertas, pero quizá no sea suficiente para competir con las necesidades que la industria de hoy requiere.

¿Qué retos vienen? Un aumento de salarios, mayores costos de insumos importados, un potencial efecto de El Niño, un nuevo e inestable marco tributario, un mercado interno menos dinámico y un entorno electoral, todas situaciones conocidas por el empresariado, lo que facilita las acciones a tomar, y que dependen de cuáles sean las estrategias de importadores y el comercio frente a sus categorías, donde, sin ninguna duda, lo mejor será actuar primero en el mercado.

Ahora, sin excusas, con un nuevo director en la Andi y nueva Ministra de Comercio (e industria, turismo y comercio interior y exterior), la industria debe construir un nuevo rumbo, en el que es fundamental que se tomen decisiones de fondo y hagamos apuestas como país y no simplemente nos dediquemos a defender algunos intereses.

Nuestras industria y economía son como un plato que asciende continuamente, jalado por un sinnúmero de cuerdas que lo mueven hacia arriba, pero al ocurrir esto de manera desorganizada, ni vamos a la velocidad que podemos ir ni en el sentido correcto. Para esto, la industria debe tomar apuestas claras de largo plazo; quizá son los sectores que el PTP definió hace unos años, y algunos más, pero las decisiones que se tomen deben ser nacionales para lograr ser competitivos en lo que sabemos, podemos y queremos hacer. De lo contrario, seguiremos cuidado feudos de sectores como máquinas de escribir y revelado de fotografía, bajo la premisa de que son industria nacional y que han hecho país. La industria podrá –si se pone de acuerdo en qué hacer, cómo hacerlo y con qué–, dejar de buscar excusas para explicar por qué no hace las cosas.

Camilo Herrera Mora
Presidente de Raddar
camiloherreraraddar@gmail.com
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado