Camilo Sánchez

A cambiar lo que no funciona

Camilo Sánchez
POR:
Camilo Sánchez
abril 20 de 2012
2012-04-20 01:15 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c60c8411af4.png

Le llegó el momento al Emisor para modernizarse y no limitar su función principal al control de la inflación.

Uno de los grandes logros de la Constitución del 91 fue la creación de la Banca Central como ente autónomo. Precisamente el proyecto de Acto Legislativo que radiqué refuerza este principio al suprimirle al Ministro de Hacienda y al Gerente del Banco la facultad de voto en las decisiones que tome la junta. El Ministro conservará la voz para que el Ejecutivo presente sus propuestas, evitando la presión que ejerce al presidir la junta, y el Gerente del Banco tendrá voz para defender asuntos administrativos y procedimentales de la entidad.

Las decisiones serán tomadas por los restantes cinco miembros.

Una de las modificaciones más polémicas que propongo es hacer cumplir el espíritu del Constituyente del 91 y las sentencias de la Corte Constitucional, al exigirle al Banco Central que las políticas monetarias deberán no sólo buscar el control de la inflación, sino propender por el pleno empleo y el crecimiento económico.

Con esto no vulnero en lo más mínimo su autonomía, simplemente pretendo llevar a la Constitución el pronunciamiento reiterado de la Corte Constitucional, en especial el fallo 481/99, desacatado tantas veces por la Junta del Emisor.

¿De qué les sirve a los colombianos que disminuya la inflación si es a costa de su empleo? Interpretando taxativamente la orden de la Constitución, al Emisor le corresponde mantener el poder adquisitivo de la moneda, y no la amañada interpretación facilista de controlar la inflación, dejando de lado el empleo y el crecimiento.

Por ejemplo, la falta de la intervención oportuna del Emisor disparó el fenómeno de revaluación, después de 10 años, pues dejaron el tema al libre mercado de oferta y demanda, con lo cual estamos perdiendo miles de empleos.

Evidentemente la junta no cumple el precepto constitucional de coordinación, pues el Presidente de la República, su Ministro de Hacienda y los gremios han solicitado que no suban las tasas de interés, porque con esto frenan la economía, pero la junta hace caso omiso y como resultado volvió a crecer el desempleo a más de un dígito.

Al subir las tasas, los dineros golondrina y la inversión extranjera hacen presión sobre el tipo de cambio, volviendo a Colombia el país más revaluado del mundo.

En consecuencia crecen las importaciones sobre las exportaciones, sustituyéndose el empleo nacional por el extranjero, siendo el sector agrícola el más golpeado, de ahí que el Ministro de Agricultura se pronunciara ante la ejecución de políticas improvisadas del Emisor, denunciando que se están llevando por delante el desarrollo económico y social del país.

Recalcó que los movimientos de las tasas generan el enriquecimiento de especuladores fina.

Otro tema que destaco es el de incorporar pesos y contrapesos en el Banco de la República, de producirse una reelección presidencial deberán quedar por lo menos dos miembros del Gobierno que precedió al reelecto para asegurar la independencia de sus decisiones.

Es necesario para que exista buen gobierno que el Banco presente un informe semestral respondiendo las inquietudes de los miembros de las comisiones económicas. Doctor Hommes es a cambiar lo que no funciona a lo que los invito, y no a dormirse en los laureles de lo que ya no es prioridad.

Camilo Sánchez Ortega

Senador de la República sachezca42@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado