Camilo Sánchez

¿Por qué sigue jugando con candela?

Camilo Sánchez
POR:
Camilo Sánchez
junio 15 de 2012
2012-06-15 01:18 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c60c8411af4.png

Causa dolor y rabia, la forma irresponsable y egoísta con que el doctor Álvaro Uribe y su grupo de áulicos se han dedicado a crear un ambiente turbio e inestable, por medio de columnas de opinión mal intencionadas y frases sueltas en Twitter, con el fin de propagar la hipótesis de que el pasado fue mejor y que sólo en manos suyas se puede controlar la guerrilla y dirigir el país.

Se nota la añoranza y viudez del poder.

Sus objetivos son los de borrar del imaginario nacional la fortaleza de este Gobierno, que ha dado los golpes más contundentes contra la subversión, en especial lo acontecido con ‘Cano’, ‘Jojoy’, y otros cabecillas de las Farc, al igual que haber desmantelado sus finanzas y rutas, por lo que estos delincuentes han perdido la unidad de mando.

Hoy, en zonas petroleras, cocaleras y mineras, la menguada guerrilla y los paramilitares, convertidos en Bacrim, al verse realmente perseguidos por las Fuerzas Militares, igual que sus cultivos ilícitos, se han desesperado y han comenzado a realizar actos demenciales contra nuestras Fuerzas Militares y civiles, quedando al descubierto, uno, que no tenían una real ideología social sino un negocio lucrativo, y dos, que en el pasado existía la estrategia tácita entre las partes de hacerse pacito.

De forma oportunista, los cortesanos del anterior cuatrienio empiezan a señalar que el Gobierno Santos ha traicionado sus postulados y que está negociando con la guerrilla, aduciendo que la reforma que cursa en el Congreso permitirá fortalecer los grupos subversivos, siendo lo contrario, pues con esta terminará de someterlos.

El Presidente, su Gobierno y partidos serios como el Liberal, sabemos que mientras haya secuestrados y actos terroristas sólo habrá persecución y repudio a los delincuentes. Bajo amenaza ni siquiera se dialoga, pero es importante tener listas las salidas jurídicas para cuando el Gobierno las requiera.

La profunda división de los uribistas y santistas está dejando al descubierto que Uribe no piensa en Colombia ni en su partido, sólo en sus intereses personales, al poner a sus amigos en el Congreso como carne de cañón para que promuevan absurdas e inoportunas propuestas, que por suerte han sido derrotadas dentro de su colectividad.

Esta situación ha hecho salir de casillas al señor Uribe, que creía tener las mayorías internas, bajándose del pedestal de expresidente y convirtiéndose en un simple busca pleitos.

Tristemente, con su comportamiento está atentando contra lo que él supuestamente defendía: seguridad democrática, estabilidad económica y confianza inversionista.

Hoy, va a cuanto foro nacional e internacional a hablar contra el Gobierno, olvidando que a los que le hacían esto a su mandato los denominaba: “traidores”, “apátridas” y “subversivos”.

Para rematar, pretender modificar la Constitución nuevamente a su favor, utilizando exfuncionarios que han tenido órdenes de captura, nos hace redoblar el esfuerzo para evitar que vuelva a galopar la corrupción en el ejecutivo y regresen los desmanes del exceso de poder.

El atacar por todo al Gobierno, le está haciendo juego a los grupos al margen de la ley. Los desafortunados trinos del señor Uribe le están haciendo más daño a la institucionalidad y confianza, que los mismos actos demenciales de la guerrilla.

En este momento por estar jugando con candela no sólo está poniendo en riesgo sus tres huevitos, sino los del resto de los colombianos de bien.

Camilo Sánchez Ortega

Senador

sanchezca42@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado