Carlos Angulo Galvis

La crisis de la justicia

Carlos Angulo Galvis
Opinión
POR:
Carlos Angulo Galvis
septiembre 02 de 2014
2014-09-02 03:38 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6757445b9.png

Un gran número de colombianos hemos estado inmensamente preocupados por el lastimoso estado de la justicia en Colombia, fundamental para el país. Particularmente para Colombia, que tiene altos índices de violencia y criminalidad, y actualmente está comprometida en un bienvenido proceso de paz, que requiere óptima justicia tradicional.

Son muchas las observaciones que se le han hecho a la rama y especialmente al sistema electoral vigente. El desafortunado proceso de elección de Alberto Rojas a la Corte Constitucional y de Francisco Ricaurte al Consejo de la Judicatura son dos muestras de estas falencias. Ojalá se produjera, sin más dilaciones, el retiro definitivo de estos magistrados de sus cargos, con lo cual se enviaría un mensaje de esperanza al país. Adicionalmente, en las últimas semanas, el proceso de designación del Contralor fue muy cuestionado.

Me he preguntado cómo podría explicarle estos hechos a un comprometido estudiante de Derecho, que deseara ejercer en la Rama Judicial, donde, sin lugar a duda, se requieren destacados juristas. Además, ¿cómo explicar a este estudiante la pugna permanente, a través de los medios, entre el Procurador, el Fiscal General y la Contralora, quienes deberían articular sus funciones para beneficio del país? ¿Cómo explicar que, después de 25 años, el magnicidio de Luis Carlos Galán siga parcialmente impune? La falta de explicaciones adecuadas seguramente desanimaría al estudiante en su objetivo y sería difícil mejorar sustancialmente la Rama Judicial.

Afortunadamente, hay señales positivas que deberían rectificar la ruta para llevar a Colombia a un sistema judicial acorde con las exigencias del siglo XXI. Una, muy importante, es el acertado nombramiento de Yesid Reyes Alvarado como ministro de Justicia y del Derecho. Un excelente ser humano, importante característica que tiende a olvidarse, un académico distinguido y un brillante abogado, que en forma discreta ha tenido una admirable carrera profesional.

Le corresponde una difícil tarea, como es la reforma de la justicia, que constituye una prioridad del Gobierno Santos. El ministro saliente, Alfonso Gómez Méndez, ha hecho un importante aporte con el proyecto de reforma que deja a su retiro. El ministro Reyes Alvarado tendrá que trabajar intensamente con el Congreso para lograr una ley, ojalá sin micos, que solucione serios problemas actuales, como la falta de claridad en las competencias entre los diferentes entes, el sistema de nombramientos de magistrados de las altas cortes, la supresión de sus funciones electorales y la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura.

Además de los indudables beneficios que traería una adecuada reforma de la justicia, sería posible darle al estudiante de Derecho, al que he hecho referencia, respuestas adecuadas a sus inquietudes y, lo más importante, se le motivaría para que se vinculara, con otros alumnos calificados, a la Rama Judicial. Solo así sería posible tener un país en paz con una justicia eficaz, cercana a los ciudadanos.

Carlos Angulo G.
Exrector, Universidad de los Andes
cangulo@uniandes.edu.co
 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado