Carlos Angulo Galvis

Educación, vaso medio lleno o medio vacío

Carlos Angulo Galvis
Opinión
POR:
Carlos Angulo Galvis
octubre 20 de 2014
2014-10-20 01:06 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6757445b9.png

Las personas tienden a analizar las situaciones, con la analogía del vaso medio lleno o medio vacío.

Cuando miran el vaso medio vació se concentran, más en los problemas, que en las soluciones. En el caso contrario, por supuesto, se consideran las falencias, pero el énfasis está en encontrar soluciones o formas de llenar el vaso. Siempre he creído que es más constructivo analizar el vaso medio lleno.

Lo anterior sucede con mucha frecuencia cuando se discute el tema de la educación, que es bastante complejo. Se puede asimilar a una escalera, la de la educación, con diferentes niveles o peldaños, que permiten al niño avanzar, hasta que pueda incorporarse adecuadamente a la vida laboral, ojalá digna. Es evidente, que esa escalera debe estar debidamente articulada. Peldaño insuficiente o fracturado tiene necesariamente, efectos negativos en los niveles superiores.

Existe evidencia de que el primer escalón, el pre-escolar, es fundamental en la educación, pues ocurre en la edad en que el niño es más permeable a la formación y a la adquisición de conocimientos. El vaso medio vacío señala que la cobertura es aún muy baja, del orden del 20 por ciento, el vaso medio lleno muestra que hay conciencia en Colombia, y en el mundo, sobre la importancia de este peldaño y que, en Colombia, la cobertura es ya de 1,2 millones de niños en el programa De Cero a Siempre.

Algo similar pasa en la educación básica y media. En buena hora el Gobierno decidió participar en las pruebas Pisa y, como muchos esperábamos, los resultados que evalúan a niños en sus últimos años de educación media, son muy deficientes. El vaso medio vacío lleva a lamentarnos constantemente, sin buscar soluciones. El vaso medio lleno lleva a analizar medidas correctivas, muchas de ellas ya identificadas, como la de perogrullo, mejorar la efectividad de los docentes.

Pero lo más importante es diseñar estrategias concretas e implementarlas, con indicadores de seguimiento.

Afortunadamente, diversos medios de comunicación han recogido la preocupación de la ciudadanía por el riesgo de la terminación del esquema de colegios en concesión, que actualmente opera en el Distrito. Este programa comprende 25 colegios, cubre 25.000 estudiantes y ha funcionado exitosamente por más de 14 años, como lo demuestran los resultados de las pruebas Saber, recientemente efectuadas. Este esquema, con diversos nombres, ha sido utilizado en otros países, con resultados igualmente positivos.

La falta de gobernabilidad en el Distrito y las diferencias entre el Ejecutivo y el Concejo, podrían llevar a que estos colegios reviertan a la administración distrital, con el consiguiente perjuicio para los estudiantes y sus familias, cuyas protestas ya se escuchan. Extraña forma de lograr que el vaso medio vacío, se desocupe aún más. Sería más lógico y productivo tratar de llenar el vaso con el mantenimiento del esquema, con ajustes, si fuere necesario, para mejorar la operación de algunos, donde pudiera ser necesario.

Estas reflexiones sobre el nivel de llenado del vaso son igualmente pertinentes en los otros niveles de la educación.

Carlos Angulo Galvis
Exrector, Universidad de los Andes
cangulo@uniandes.edu.co

 


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado