Carlos Angulo Galvis

Inmovilidad en ‘Huecotá’

Carlos Angulo Galvis
Opinión
POR:
Carlos Angulo Galvis
marzo 26 de 2015
2015-03-26 03:54 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6757445b9.png

Hace varios meses escribí una columna sobre movilidad en Bogotá. Me parece pertinente volver sobre el tema, cada día más crítico, que hoy se debe denominar, más apropiadamente, ‘Inmovilidad en Huecotá’.

Se han tomado unas pocas medidas acertadas, como la del carril para buses y la eliminación del contraflujo en la Carrera 7. Sin embargo, su efectividad se ha visto notablemente disminuida por la falta de respeto de los bogotanos a las normas de tráfico y el muy deficiente control de las autoridades.

La creciente circulación de vehículos por el espacio exclusivo para buses, que compiten abiertamente o, mejor, descaradamente por el espacio y hacen que los buses transiten por los otros carriles, aumentan las congestión. La inmovilidad crece en los sitios de cruces a la izquierda, en los cuales se ha convertido en costumbre que los vehículos lo hagan, no solamente desde el carril izquierdo, sino desde el segundo y tercer carril. Se llega así, en algunos sitios, al bloqueo total de una vía.

Hace unos días, cayó un furgón en una cuneta de la vía a la Calera. La grúa que intentaba sacarlo se varó en la mitad de la vía y su apertura tomó cerca de dos horas e hizo colapsar el tráfico. Este problema se presenta con frecuencia en rutas de alto tráfico, en las cuales el retiro de vehículos accidentados o varados es eterno. ¿Puede una ciudad de las características de Bogotá ser así de ineficiente?

Todo esto, sin mencionar a los motociclistas que exponen sus vidas y las de los demás, circulando por todos los carriles, andenes y separadores –solamente falta que transiten por encima de los automóviles– con total desprecio de todas las normas. ¿Será que existe una norma que autoriza este comportamiento?

Otro tema que contribuye a la inmovilidad es el de los cráteres, pues ya no son huecos, que se encuentran con mayor frecuencia en la calles de ‘Huecotá’: hacen que los conductores realicen maniobras que, en ocasiones, causan accidentes por tratar de esquivar un hueco.

El tema de actualidad ‘Usted no sabe quién soy yo’, parecería aplicable al tráfico de ‘Huecotá’. Los conductores lo demuestran constantemente al violar descaradamente las normas. Cruzan los semáforos en rojo, bloquean las intersecciones y estacionan donde les place, perjudicando así a las personas que sí saben quiénes son.

No tengo duda de que la infraestructura vial de Bogotá es inadecuada y que es imperativo elaborar un plan general de transporte y llevarlo a cabo eficientemente. Sin embargo, esa solución tomará varios años y también requerirá disciplina ciudadana y respeto a las normas.

En consecuencia, es fundamental adelantar una campaña eficaz de educación ciudadana, complementada con ejercicio de la autoridad, para que el caos existente tenga alguna posibilidad de solución en el futuro. No hay que esperar a terminar la primera etapa del metro en el año 2025 para actuar. La combinación de educación con autoridad puede hacer menos difícil la vida para los bogotanos.

Carlos Angulo Galvis
Exrector de la Universidad de los Andes
cangulo@uniandes.edu.co
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado