Carlos Gustavo Álvarez

Votos simbólicos

Carlos Gustavo Álvarez
Opinión
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
mayo 19 de 2016
2016-05-19 08:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

El timbre del apartamento sonó de una manera contundente.

--¿Quién? Y una voz tierna me respondió desde el corredor: --Soy yo, vecino, Patty.

Patty es la hija de los Rocha. Siete años. El futuro del país. La primera generación que va a vivir en una Colombia en paz.

Abrí. Y ahí estaba Patty. Con su pelo partido terminado en dos colitas y en sus brazos, dos peluches.

--Vecino, un favor.

Los Rocha suelen pedirme cosas simples: la licuadora, la caja de herramientas, que les cuide el perro, que les mueva el carro para que pueda salir el de ellos en la madrugada… Pero esto debía ser muy importante. Nunca habían enviado a Patty.

--¿Me ayuda a que mis ositos queden habilitados para votar el plebiscito?

No lo podía creer. Esa niña me estaba hablando en términos de Estado. Tenía frente a mí a una futura Claudia López. O a una Paloma Valencia en ciernes. No podía perder esa oportunidad de alentar un liderazgo.

--Claro que sí, nena -le dije--. Pero es que el voto es para los ciudadanos, no para los peluches. Así lo señala la Constitución… ¿Sabes que Colombia tiene una Constitución Política, no? Una Constitución es…

--La Constitución es como una muñeca: le cambian de vestido cuando quieren. Le quitan de aquí, le ponen de allá, ¿no? Patty acariciaba sus ositos. Tenía que sacar a la niña de esa duda. Devolverla a la institucionalidad.

--Así es, Patty -le dije--. Pero no hemos llegado a habilitar el voto para los ositos.

Patty me miró seria. --¿Por qué? Si el Partido Liberal se reunió con el Presidente y decidieron que los niños podrían participar en la jornada electoral del plebiscito. Ya van a meter eso en la Constitución, vecino…

¿De dónde sacaba todo eso? ¿De YouTube? ¿Tendría seguidores?

--Esta mañana completé 8.721 -me dijo--. Y creciendo. Ya soy una youtuber. Me inspira #chupaelperro.

--La Paz es Liberal, Patty -le repliqué, cambiando de tema y citando al copresidente de ese partido--. Pero por parte alguna se habla de los ositos.

--Hablemos claro, vecino -me dijo Patty, aliviando a los ositos del abrazo--. Ellos quieren que voten los niños y los jóvenes, porque los niños y los jóvenes llevan a sus papás a las urnas. ¿Cierto? Me limité a asentir con un movimiento de cabeza.

--Vecino, piense: ¿y quiénes llevan a los niños?

La lógica me pareció perfecta. Esta niña sí era la Hillary Clinton colombiana.

--Está bien, Patty. Déjame ver qué puedo hacer por los ositos.

Patty sonrió y abrazó de nuevo a sus osos. “Gracias”, dijo. Dio media vuelta y se dirigió a su apartamento. Se detuvo de repente.

--Vecino: que si tiene mermelada…

Me sobresalté. Ah, con que ese era el verdadero objetivo.

--Patty -le dije--. “Mermelada” es sinónimo de corrupción -y antes de que pudiera reaccionar, le pregunté--: ¿Y los ositos van a votar por el Sí, me imagino?

La niña me lanzó una mirada de piedad y contó los segundos para decirme:

--El voto es secreto, vecino.

Carlos Gustavo Álvarez G.
Periodista
cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado