Elefante blanco en la 100 con 15, columna Carlos Gustavo Álvarez , 27 de enero de 2017 | Opinión | Portafolio
Carlos Gustavo Álvarez
columnista

Elefante blanco en la 100 con 15

A punto de cumplir escasos seis años de construcción, la fábula ha pasado a ser un cuento de ineficiencia absoluta.

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
enero 26 de 2017
2017-01-26 10:14 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Parecía una fiesta. Los obreros desfilaron orgullosos y los vecinos celebraron la terminación del trabajo. No era para menos.

El puente de la Calle 100 con Carrera 15, en Bogotá, cumplía todos los requisitos. Era una estructura imponente con una iluminación grácil y novedosa. No tenía semáforo –particularidad de ingenio vial en capital de Colombia–, como sus hermanitos de la Calle 116 con Carrera Séptima, o esa belleza de la Carrera 9ª que desemboca en la 106. Tampoco se había tomado la eternidad para su construcción, como sí lo haría el llamado ‘deprimido’ de la Calle 94. No.

La noticia está registrada el 30 de mayo del 2011. El alcalde Samuel Moreno completaba tres semanas suspendido por el procurador Alejandro Ordóñez, y el puente se entregaba con dos días de anticipación, como lo anunciaban los ingenieros constructores Sainc S. A. Se había levantado en 18 meses, con una inversión programada de 29.000 millones de pesos.

Su objetivo era descongestionar un sitio icónico, pero caótico de Bogotá: la glorieta. Y todo parecía indicar que lo lograría con sus tres niveles. Los habitantes sintieron recompensado su esfuerzo fiscal.

A punto de cumplir escasos seis años de construcción, la fábula ha pasado a ser un cuento de ineficiencia absoluta, montado en un lindo elefante blanco.

El puente permanece vacío la mayor parte del día, o con el cruce idílico de algunos carros, que en el sentido occidente - oriente se precipitan al trancón permanente de la Calle 100 con Carrera 9ª. En su parte subterránea, hay cierta fluidez, aunque no dejan de armarse embudos proverbiales. El problema está ¡en la glorieta!

Los carros que vienen del sur por la Carrera 15, incluida la horda azul de SITP vacíos, que son un hueco negro para esta ciudad, se trancan a veces desde la Calle 92. En cambio, a los que vienen del norte les pasa lo mismo. Se detienen desde la 104.

Atorados quedan los que arriban del occidente por la paralela de la Calle 100, y que deben tomar un huequito veredal que dejaron para seguir hacia el oriente.

Aceptemos que las obras del ‘deprimido’ de la 94 detienen a los que se dirigen hacia la Carrera 30. Y que los que vienen del oriente por la Calle 100 corren una mejor suerte. De uno o dos segundos, digamos.

Pero ese sitio es un verdadero caos. En el que cada día ponen su amable granito de arena bicicletas, motos, peatones y otros medios de ‘locamoción’. Casi nunca hay policías de tránsito impidiendo la ocupación de las equis amarillas, lo cual ayudaría un poco a la descongestión. Y en todo caso, el gran ausente es un plan de manejo de tránsito. Y el orden. Y la autoridad. Y…

El puente sigue bonito. Lo último que le descubrieron en su base fue el apartamento que montaron unos indigentes. Tenían sofá, colchones, televisor, mesa del comedor y toma hechiza de energía. Tal vez podían dormir tranquilos debido al poco tráfico que ocupa el techo de su casa.

A lo lejos se le ven las orejotas blancas, la trompita, la inquieta cola.
Blanco es. Y elefante se llama.

Carlos Gustavo Álvarez G.
Periodista
cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado